“Impuestazo” de febrero 2003, el fracaso del neoliberalismo

miércoles, 20 de febrero de 2019 · 00:09

La mayor expresión del neoliberalismo vigente en el país entre 1985 y 2005 fue la enajenación de empresas públicas y recursos naturales. Antes de iniciarse el proceso enajenador, el país contaba con 212 empresas públicas: 78 dependían del gobierno nacional, 92 de las corporaciones regionales de desarrollo (Cordes), 17 de las prefecturas y 25 de las alcaldías. Del total, siete eran estratégicas (YPFB, LAB, ENDE, ENFE, ENTEL, Comibol y la EMV), porque eran las encargadas de generar excedentes económicos para atender las demandas de los bolivianos.

Los gobiernos neoliberales utilizaron tres métodos para enajenar empresas públicas: la privatización, la capitalización y el cierre. El proceso tuvo su inicio en el gobierno de Víctor Paz y Julio Garret (1985-1989) que sentó las bases para la privatización de empresas públicas y cerró cinco de ellas. Luego vino el gobierno de Jaime Paz y Luis Ossio (1989-1993) que promulgó la Ley 1330 de Privatización (24/04/1992) y privatizó 10 empresas del gobierno nacional, 14 de las Cordes y cuatro de las prefecturas, haciendo un total de 28 empresas; además se cerraron 15 empresas públicas.

Posteriormente llegó el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada y Víctor Hugo Cárdenas (1993-1997), el más agresivo en la enajenación de empresas públicas. Promulgó la Ley de Capitalización (14/06/1991). La capitalización, según sus gestores, atraería inversiones extranjeras que doblarían la capacidad productiva de las empresas, generando doble empleo y doble beneficio económico para el país. Se capitalizaron cinco empresas públicas estratégicas (ENDE, ENTEL, LAB, ENFE y YPFB); además se privatizaron 37 empresas públicas (tres del gobierno nacional, 27 de las Cordes, seis de las  prefecturas y una de las  alcaldías) y se cerraron cinco empresas. En el gobierno de Hugo Banzer y Jorge Quiroga (1997-2001) se privatizaron varias unidades económicas de YPFB (refinerías, plantas de almacenamiento y estaciones de suministro de combustible y otras). Además, se privatizaron nueve empresas públicas (cinco del gobierno nacional, tres de las Cordes y una de las alcaldías) y se cerraron cinco empresas. En el gobierno por sucesión constitucional de Quiroga (2001-2002) se continuó con la privatización de unidades económicas de YPFB (redes de distribución de gas natural, plantas engarrafadoras y otras). Se privatizó, además, una empresa del gobierno nacional.

Llegó nuevamente al gobierno Sánchez de Lozada esta vez  con Carlos Mesa (2002-2003), un adulador incansable de la capitalización. Este gobierno se percató que la capitalización era un negocio altamente lucrativo para las empresas transnacionales capitalizadoras y totalmente desfavorable para el Estado boliviano. 

Al finalizar 2002, el desempleo abierto era de 7,7%, más del 30% de la población  residía fuera del país, el PIB había crecido apenas el 2,5% muy por debajo del comprometido (8%), la deuda externa alcanzaba al 54,2% del PIB, los ingresos del país habían disminuido paulatinamente, hasta generar un déficit fiscal del 8,7%. 

El neoliberalismo estaba en crisis, el país carecía de recursos económicos aún para atender necesidades básicas. Este extremo hizo que el gobierno de Sánchez de Lozada y Mesa presente un proyecto de ley para achicar el déficit fiscal a través del recorte de gastos estatales, cero incremento al presupuesto de las universidades, congelamiento de salarios y creación de un impuesto al salario de los trabajadores; en otras palabras, íconos del neoliberalismo y la enajenación de empresas públicas y recursos naturales estaban tácitamente reconociendo su rotundo fracaso. 

Queda como conclusión que quienes le hicieron esta maldad a Bolivia no fueron simples individuos organizados en partidos, fueron personas que portaban un conjunto de convicciones. Los privatizadores y los capitalizadores fueron portadores de una idea de país, de un proyecto de país entregado al poder del capital y de las transnacionales. Lo más contundente es que esa mentalidad está vigente, esos personajes siguen vigentes y en espera.

Rubén Medinaceli Ortiz es senador MAS-IPSP.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

160
236

Otras Noticias