Ironías y complejos

Por 
miércoles, 27 de febrero de 2019 · 00:08

Es irónico hasta el extremo, no se puede entender este continente Nuevo Mundo Americano. ¿Qué pasa? Haití un país que dio el grito libertario antes que nadie, que liberó a los esclavos antes que nadie, que tuvo una declaración de independencia digna de ser incluso mencionada por Simón Bolívar.

Tierra que ha sufrido las tiranías más aberrantes de los Duvalier. Un país que se ha debatido entre la miseria y la opresión sin que nadie diga nada.

Un Haití que duele después de uno de los más devastadores terremotos. La ayuda internacional no se hizo espera, sin embargo, tampoco se adjudicó ningún tipo de controles de distribución sobre las donaciones. Estas generaron tanta corrupción que algunos sin corazón y con caras de piedra se enriquecieron como locos y salieron volando con toda la plata, a países de donde su extradición no fuera posible.

Haití es un país que se ha beneficiado de algunas otras bondades, entre ellas la venezolana, con un donativo constante de petróleo. Y, sin embargo, el actual presidente se ha enriquecido, precisamente con esas donaciones de petróleo; otro cara dura que ha robado a los pobres y muy pobres. La media de la población de Haití es de 25 años, una población joven que, además, no tiene más futuro que la chabola y la enfermedad.

Mi amigo Marcos Recolons trabajó en Puerto Príncipe por unos 10 años, y su versión de la vida allá es realmente conmovedora. Comentaba que los haitianos son gente de grandes virtudes y capaz de hacer vida de lo más elemental y cuya la esperanza no se va.

Ha llegado el momento de demandar a los corruptos y lo han hecho, cientos de muertos han marcado las calles con sangre otra vez, esta vez por la bala asesina de un tirano.

Nadie, nadie llama a una reunión urgente, nadie hace aspavientos de lo que acontece. No, Jesús eso es intervenir en la soberanía de los pueblos. Nadie organiza ayuda y apoyo logístico para la gente que no tiene un hospital capaz de cuidar a los heridos.

Haitianos emigran como hojas llevadas por el viento a Brasil, Chile y Estados Unidos, y allá donde van son discriminados, no reconocidos. Poco a poco la sociedad chilena ha demandado que se trate bien a los inmigrantes haitianos, con algún resultado, pero no suficiente todavía.

Los derechos humanos en Haití son atropellados con impunidad y no se ha visto a la OEA mandando, desesperada, comisiones a demandar justicia y respeto. La miseria que reina desde el terremoto sigue y sigue con toda su fuerza, se levanta un colegio sólo para ver que sus alumnos no tienen comida, se abre una posta sanitaria sólo para brindar confort con la sonrisa. No hay nada y esa nada está siendo aprovechada por los inescrupulosos, hijos de los nuevos Duvaliers.

Aristide, quien fue una esperanza nueva para la política haitiana, fue derrocado y volvió la abrumadora y miserable guerra.

Ahora, la oposición demanda la salida del presidente y este responde con balas y gases y mata y hiere. Ese pobre país sigue viviendo con la miseria y más miseria. La Unión Europea, Estados Unidos nadie, Brasil, Argentina, Chile, Ecuador, Perú, siguen sin decir esta boca es mía.

Otra vez sólo Haití se va muriendo y el ladrón de su presidente reprimiendo y gozando del petróleo venezolano, y nadie dice nada.

Carlos F. Toranzos Soria

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

41
6

Otras Noticias