El papel de las Reservas Internacionales

viernes, 08 de marzo de 2019 · 00:09

Economistas neoliberales se han referido al papel de las reservas internacionales en la economía. Sin mucho éxito han intentado posicionar que cualquier descenso de las reservas es sinónimo de problemas. Bebiendo de las enseñanzas de Felipe Larrain indican que el déficit del sector público incrementa la demanda agregada, pero esto significa mayores importaciones, para pagarlas se utilizan las divisas, ello significa descenso de las reservas internacionales.

Al descender presionan a la devaluación, mediante el efecto de transmisión a los precios la inflación asciende. Si las reservas se agotaran (y no hay acceso al crédito externo), el déficit comienza a financiarse con emisión de dinero, lo cual puede llevar al país a la hiperinflación. El mensaje neoliberal es claro: no se debe incurrir en déficits fiscales y, por tanto, el Estado no debe intervenir. 

¿En qué se equivoca este credo neoliberal? Un déficit fiscal se genera por la diferencia entre ingreso y gasto de la gestión. El gasto está compuesto por el corriente y de capital (inversión). Los neoliberales desdeñan el papel de la inversión pública. Para ellos se trata simplemente de “gasto”, ayuda a incrementar la demanda agregada, pero no tiene efecto sobre la capacidad productiva del país. Como se ve este es un error. La inversión estatal aumenta la oferta agregada del país. En el corto plazo mediante las empresas públicas y en el mediano a través de la inversión social. 

Si la inversión pública se financia con deuda (lo que puede implicar déficit fiscal), las mismas deben generar el flujo necesario para el pago de la deuda. En sencillo, deben permitir aumentar el tamaño del Producto Interno Bruto (PIB). En este esquema las reservas internacionales permiten financiar las importaciones de bienes de capital que se requieren para poner en marcha los emprendimientos. 

El resultado muestra que mientras el déficit fiscal sea generado por inversión esto permitirá que se incremente el tamaño de la capacidad productiva. Con el tiempo se generarán los recursos para pagar las deudas y las variables macroeconómicas se corregirán vía incremento de ingresos. 

¿Qué dice la evidencia empírica al respecto? En 2005 la inversión pública llegó a 629 millones de dólares, para 2018 se ejecutaron más de 6.000 millones de dólares. En el mismo periodo el PIB nominal pasó de 9.574 millones de dólares (2005) a 40.885 millones de dólares (2018). Las reservas internacionales en 2005 alcanzaban a 1.774 millones de dólares, en 2018 se cerró con un monto de 8.946 millones de dólares. 

En los últimos años las reservas han descendido porque han financiado principalmente las importaciones de bienes de capital. Sin embargo, las inversiones han comenzado a dar resultados importantes. La planta de úrea ya se encuentra en funcionamiento. La capacidad de generación eléctrica pasó de 1.035 MW (2005) a 2.236 MW (2018). En poco tiempo se duplicó.

Los resultados muestran que Bolivia ha logrado tener la mayor reducción de pobreza de la región. Pensar que las reservas internacionales deben crecer al infinito es un craso error. Deben usarse para fomentar el desarrollo.

 

Jaime Duran Chuquimia es economista

 

59
143

Otras Noticias