Vuela, Ebelio, vuela

viernes, 19 de abril de 2019 · 00:09

 Vuela, Ebelio, vuela. Despliega tus alas como los pájaros. Abrite a la inmensidad del horizonte. Descubre la magia de la que estas hecho. Siente la frescura de los vientos. Sonríe con tus dientes crispados color ocre. Dejate llevar Ebelio. 

Vuela, Ebelio, vuela. Que tu corazón de artesano te mostrará el camino. Que tus sentidos saltarán de alegría al ver tanta belleza junta. Que tus manos tiesas por la vida apretarán fuerte contra los embates exterminadores.

Vuela, Ebelio, vuela. Cuando extiendas tus alas recuérdales a los niños y jóvenes y a nuestros hermanos campesinos que la energía creadora nos acompaña. Héroes de nuestra misma sangre que se alzarán al filo de las tempestades su estirpe bravía. 

Vuela, Ebelio, vuela. Cuando navegues por el inmenso cielo azul cantale a los peces, pumas, aves, pavas y tejones, a los bosques y ríos. Desliza tu mensaje con tu voz surcada por la tierra que llegará a los confines de la Reserva de la Flora y Fauna de Tariquía.  

Así Ebelio García (1962) quiso volar. Un hombre de carne y hueso. Padre de cuatro hijos y casado con Aloida Quiroga. Habitante de la comunidad de San Pedro en Tariquía. Cuenta que alcanzó a recorrer 15 metros. Sin embargo, la fuerza de la gravedad lo atrajo hacía el centro de la tierra. No importa. Lo que importa es que Ebelio tuvo un sueño.

El gran Roberto Navia narra con una prolijidad asombrosa la historia de Ebelio cuando visitó Tariquía. Y lo cuenta en su crónica Un viaje a la tierra de los olvidados:…“El vuelo de Ebelio fue presentado como el acto principal en la fiesta de San Pedro, bajo la atenta mirada de escolares y emocionados padres de familia. Todos miraban un árbol de ocho metros de alto, donde estaba el hombre que soñaba con liberar a Tariquía con esas dos alas que tenía atadas en los brazos”. 

Entonces, Ebelio se convierte en un símbolo de lucha y esperanza. Un personaje que nos muestra que la vida en Tariquía se vive a plenitud. Sin los avatares de las ciudades. En estos sitios nace la vida. Ahí están nuestros orígenes.  Por eso debemos proteger a Ebelio y  (a toda) su familia. 

Vuela, Ebelio, vuela. Que tus sueños siguen intactos. Crepusculares. Que las noches estrelladas de Tariquía guían nuestros caminos. Que los vientos traerán mejores días. Vuela, Ebelio, vuela, que aún respiramos juntos.

 

 Pablo Pizarro Guzmán es comunicador social
 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

76
3

Otras Noticias