Terapia intensiva

Inteligencia artificial (IA) y el futuro de la medicina

Por 
martes, 30 de abril de 2019 · 00:09

Si pudiéramos definir la medicina en pocas palabras, yo diría que la medicina debe aliviar el sufrimiento, prevenir accidentes y enfermedades de causas definidas, y curar a los que se puede curar. La muerte es inevitable, pero se puede prolongar la vida cuando hay calidad de vida.

En el siglo XXI estamos viviendo la era de la IA. Desde que los teléfonos se han puesto inteligentes, los usuarios parecen menos inteligentes, un tercio de ellos no es capaz de recordar ni su propio número, para qué recordarlo si “yo no me llamo”, argumentan. Lo que no está en el celular prácticamente no existe o no tiene importancia, sostienen.

Ya se han inventado aplicaciones y microaparatos en forma de pulseras y anillos que son capaces de diagnosticar “casi todo” en tiempo real 24 horas al día. Esa tecnología permite advertir al instante cuándo el usuario (ya no se llama paciente) come en exceso, tiene taquicardia, le sube el colesterol o el azúcar. Además manda señales en línea que comunica a su “médico” delatando que el paciente no sigue la dieta recomendada.

Así más o menos planean la medicina del futuro y pretenden vigilar la salud de todos los usuarios de forma permanente. Ya está todo programado para una vida por tiempo indefinido en soledad pero acompañada de toda la parafernalia digital. 

El costo actual es alto, pero con el tiempo y el uso masivo debería bajar como ha pasado con los celulares. Si hoy tuviéramos que calcular el valor de un celular por toda la información y utilidad que tiene fácilmente llegamos a cerca de un millón de dólares: biblioteca, banco a la mano, operaciones en la bolsa de valores, cámara y álbum de fotografías, navegar en línea, además de poder hablar a larga distancia gratis y textear sin límite y mucho más. Somos todos millonarios y felices para siempre.   

Lo siento, pero les voy a echar a perder la felicidad que tienen en las manos. Veamos cuáles son los males que más hacen daño a la humanidad, principalmente a gente joven: hambre alcoholismo, sobredosis de drogas, obesidad, conflictos armados, desastres naturales, exceso de velocidad, incendios, la lista es muy larga. ¿En qué nos va ayudar la IA a solucionar el hambre de millones de niños o las guerras que han causado millones de víctimas, refugiados y sufrimiento? 

Esto ya no es una responsabilidad de la medicina, pero son los médicos quienes tienen que atender a los refugiados o náufragos que logran escapar de una tragedia. ¿Y para qué tanta IA, si la maldad de los seres humanos no tiene límites y puede hacer tanto daño? No es con IA que se va a aplacar el hambre que es una de las más terribles consecuencias de esos conflictos.  La solución es conocida por milenios. En Estados Unidos, la principal fábrica de IA, se gasta 10 veces más dinero en programas para bajar de peso, que no funcionan, que lo que costaría alimentar a toda África durante un año.

El estrés se ha vuelto una enfermedad generalizada, todos vivimos estresados por motivos muy propios de cada individuo. Pero no se puede decir que sea una enfermedad de los tiempos modernos. Es fácil imaginar el estrés de un hombre primitivo que tiene que alimentarse frente a una fiera, armado apenas de una lanza, sólo tiene dos opciones: o la mata o sirve de alimento a la fiera. No creo que en estos días alguien pase por similar experiencia, pero fácilmente usamos el argumento de que sufrimos de estrés y la medicina no nos ayuda. ¿Con IA podríamos librarnos del estrés? ¿O será más estresante estar atado a varias aplicaciones que vigilan tu existencia 24 x 7? ¡Yo no me presto a ese tipo de experimento!

Finalmente, ante una advertencia para señalar la amenaza de la IA a la medicina, los médicos entrenados para trabajar con IA e instrumentos “superiores”, una especie de robots que hacen órdenes de análisis y tratamientos, el día que no tengan un cargador y los instrumentos adecuados a la mano están anulados. Recuerden el efecto del huracán en Puerto Rico, 2017, que dejó la isla sin energía eléctrica por varias meses.   

¿Qué explicaciones nos puede ofrecer la IA para justificar la brutalidad del terrorismo o para explicar los fenómenos naturales que afligen a la humanidad? En estos momentos difíciles los  médicos tienen pocos instrumentos para aliviar el sufrimiento, la IA es inútil.

 

Fernando Patiño Sarcinelli es médico internista, oncólogo y fotógrafo.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

70
10

Otras Noticias