Marxismo vs. capitalismo

sábado, 11 de mayo de 2019 · 00:09

El 19 de abril se llevó a cabo “el duelo del siglo”, un debate titulado “Felicidad: capitalismo vs. marxismo”, una discusión desde el enfoque de dos intelectuales prominentes en la actualidad, el filósofo esloveno Zlavoj Zizek y el psicólogo canadiense Jordan Peterson. Tratar de abordar un concepto tan complejo como la felicidad desde la perspectiva del superclásico izquierda vs. derecha podría sonar ingenuo y más aún cuando no ha sido posible llegar a un leve acercamiento conceptual de aceptación general para esta palabra. El gran Guiseppe Abba acertadamente señaló: La felicidad tiene una polisemia inevitable.

Esta contienda se veía venir, el detonante fue un entretenido incidente en el que Peterson sostenía una discusión vía Twitter con un “bot” que repetía frases Zizek. En fin, había sed de sangre y circo en la plebe, deduzco que era inevitable la aparición de un productor ejecutivo que quiera lucrar con la idea y efectivamente eso ocurrió, se cobró hasta 1.500 dólares por entrada y se habilitó la transmisión vía live streaming, donde por 14,95 dólares podías presenciar el debate en vivo desde la comodidad de tu casa, Capitalismo 1 – Marxismo 0.

La respuesta a la pregunta esperada: ¿quien realmente ganó el debate? Ciertamente tiene una interpretación difusa. Mucha gente da por sentada la ventaja de Zizek; no obstante, Peterson reprochó aforismos “sacrosantos” para muchos estudiosos del otro bando, incluso hoy en día. Criticó fuertemente el error de considerar un entorno clasista binario, según lo expuesto, no existen pruebas que respalden a un gobierno de naturaleza marxista inmune a la corrupción o que se jacte de tener un carácter hiperproductivo, siendo la gran muestra lo ocurrido con Vietnam, Camboya o la Unión Soviética.

 El que Peterson orientase su exposición desde una crítica al célebre Manifiesto Comunista levantó muchas detracciones, para no carecer de ecuanimidad, empero,  en este tipo de escenarios es vital siempre sopesar el fondo sobre la forma. Por otro lado, Zizek, con ejemplos en torno a China, logra aunar dos conceptos contradictorios. El desorden amoroso entre Mercado y Estado ya había confluido en una actitud común: contraria sunt circa eadem, esta concordancia entre Capitalismo y Marxismo estaba a servicio de la “felicidad”. 

Notable fue la exquisitez en el análisis del esloveno, quien además, mediante analogías lacanianas logró supeditar al Marxismo cultural y celos conyugales, como chivos expiatorios de una derecha derrotada y un marido desconfiado, concluyendo que los menoscabos con los que la derecha tanto ataca, sean degradación moral o consumo hedonista, sólo desaparecerán el momento en que el capitalismo se extinga por completo.

¿Podrán estar tranquilos los que aún tienen a Foucault y Chomsky sobre el santuario? A medida que fue avanzando el debate se empezaron a detectar puntos donde las opiniones confluían; por otro lado, se destaparon aspectos neurálgicos, tal es el caso del Marxismo posmoderno por fin cuestionado en un careo, ¿Será fácil llegar a un acuerdo al respecto? Lo dudo, ésta era la pelea por el hijo tonto que nadie quiere. 

El debate del siglo suena a titular de suplemento deportivo. Bajo una lógica no muy púdica, es sabido que se debe amplificar un suceso para afirmarlo y en la praxis eso fue lo que se hizo. Antes de emitir un dictamen injusto entorno al debate, declarando a los productores del mismo como únicos vencedores, prefiero decir que todos los que nos dimos un tiempo para escuchar tanto argumento también ganamos algo, ya sea intentando deducir al siempre inescrutable Hegel o internalizando una crítica más escéptica a conceptos transgresores. 

La apertura de este tipo de espacios y, más aún, la sorprendente respuesta de una sociedad altamente intercomunicada detecta una sed de conocimiento con crecimiento exponencial, que bajo una correcta dirección en la fase posdebate podría permitirnos entrar en una dinámica que desemboque irrefutablemente en pensamiento crítico bien cimentado.

 

Alexander Iturralde es economista, docente de la Universidad Mayor de San Andrés. Como artista encabeza C-Lah! un proyecto de música electrónica con alto contenido social.

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

126
279

Otras Noticias