Asunto Central

El periodismo, en una tormenta perfecta

Por 
lunes, 13 de mayo de 2019 · 00:07

Por invitación de la directora de Página Siete, Isabel Mercado, estreno hoy la columna quincenal Asunto Central. Lo hago en mi nuevo ciclo profesional, con una mirada boliviana desde Santa Cruz y en un diario de alcance nacional que ha ganado un merecido lugar de probada influencia y referencialidad en sólo nueve años de vida.

Opinaré desde una posición distinta, al haberme despojado recientemente de la investidura de representación de otra respetada marca periodística. Hacerlo a título personal me permite una mayor flexibilidad, facilitada por la invitación, sin condiciones de alineamiento editorial o de otro tipo, de la líder de un equipo de redacción al que siempre he admirado por su coraje, en un contexto extremadamente complejo para el ejercicio irrestricto de las libertades de expresión y de prensa.

Este debut en las páginas de opinión de Página Siete ocurre cuando suenan aún los ecos de las reflexiones que se acostumbran hacer en fechas emblemáticas como son el 3 y el 10 de mayo. Más allá del lamento constante sobre las condiciones desfavorables en las que trabajamos los periodistas, se debe encarar con firmeza el cambio de la realidad mediática boliviana dominada por el miedo, que tiene en la autocensura a su expresión más visible, pero no única.

El periodismo boliviano cruza estos días por el corazón de una tormenta perfecta. Un temporal que no se sabe cuándo ni cómo terminará. La era digital ha precipitado una crisis del modelo tradicional de negocio de los medios, ahogados por la tendencia a la gratuidad de las noticias, que se distribuyen como simples commodities, muchas veces sin respeto a los derechos de autor.

Los casos de éxito empresarial en esta incierta realidad son aún excepcionales, por lo que la mayoría de medios se aferra a no ceder más ingresos a los monopolios digitales globales o a disputar lo que queda de la decreciente publicidad.

Como empresas que son, los medios privados están también vulnerables al ciclo de la desaceleración de la economía boliviana, agravada por el aumento anual de los costos sociales y la decadencia de los ingresos. La situación de emergencia obliga a reducir planillas y gastos, lo que acelera la precarización de la producción informativa, camuflada por el argumento de una supuesta modernización. Pese a todo, la angustiosa adversidad se aguanta animadamente con mística.

No acaba ahí el torbellino. El Estado boliviano, que debería sumarse al interés común de construir un ecosistema de medios sólidos que, consiguientemente, apuntalen la pluralidad y fortalezcan la democracia, sobresale en cambio por una peligrosa actitud de hostigamiento y presión al periodismo que lucha por mantener la distancia de un agresivo proyecto de poder.

No se conoce en las últimas décadas el caso de un gobierno, como el de Evo Morales, que haya puesto tanto empeño y recursos en la creación de un ecosistema de medios propios o en la construcción de un nuevo orden comunicacional que replique el relato oficial. Es demostrable que el gobierno se ha convertido en el mayor anunciante de los medios.

Ante la caída de los presupuestos publicitarios privados, el gubernamental es el principal sustento, sino el único, de varios periódicos, emisoras de radio, canales de televisión y sitios digitales. El efecto de la dependencia se siente en la calidad de la información y, por lo tanto, de la democracia.

No es fácil entonces lidiar con la incertidumbre que genera la revolución tecnológica, la desaceleración económica y el aislamiento de los medios críticos, por la acción planificada del poder político.  El presente y el futuro inmediato se tornan aún más complejos por la que parece será la batalla electoral más encarnizada de los últimos tiempos. En medio de este fuego cruzado nos situaremos una vez más los periodistas, con el reto trascendental de derrotar a la autocensura y de neutralizar la producción de las noticias falsas como arma política. 

 

Tuffí Aré Vázquez es periodista, Premio Libertad de Expresión 2019 y Premio Huáscar Cajías 2010.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

61
3

Otras Noticias