La red 5G, la guerra más importante de la historia

jueves, 23 de mayo de 2019 · 00:10

Hoy en día escuchamos hablar de redes 3G y 4G, y, últimamente, muy seguido de la red 5G. Además, con el último anuncio de veto del presidente Donald Trump a la segunda empresa con más ventas de equipos móviles y líder indiscutible en tecnologías 5G en el mundo, Huawei, es que muchos nos peguntamos ¿de qué se trata realmente todo esto?

Descrita de una manera resumida, se podría decir que la red 5G se trata de una red móvil de quinta generación de tecnología celular que promete mejorar enormemente la velocidad, cobertura y capacidad de respuesta de las redes inalámbricas. Imagínate poder descargar una película de 10 gigas en sólo tres segundos o poder ver 400 películas al mismo tiempo en calidad 8k. Además que la latencia ósea, el tiempo de respuesta de un extremo al otro será de hasta un milisegundo, 400 veces más rápido que un abrir y cerrar de ojos.

Además, permitirá a los automóviles moverse libremente sin la necesidad de un conductor, reduciendo así los accidentes de tránsito; hospitales con cirugías hechas por robots a distancia, fábricas automatizadas, edificios y ciudades inteligentes. Incluso la delincuencia podrá ser controlada con esta tecnología. Se entiende por generación cada una de las etapas que ha ido viviendo la telefonía móvil desde su aparición, cada generación con sus prestaciones específicas propias. 

Inicialmente se contaba con la generación 1G analógico, la cual sólo permitía realizar llamadas entrantes y salientes. En una segunda instancia surgió la generación 2G, la cual permitía la interacción mediante texto “los ya casi extintos SMS”. En una tercera instancia surgió la generación 3G, la cual vino acompañada con acceso a internet móvil y, por último, la generación que Bolivia está recién implementando en sus servicios, la generación 4G, que trajo la banda ancha móvil, que trajo consigo el video streaming o realidad virtual en los dispositivos móviles. 

La tecnología 5G estaría destinada a apoyar cada aspecto de nuestras vidas. No obstante,  por detrás existe una gran responsabilidad respecto a las empresas que lideran estos mercados, liderados por Estados Unidos y China; pues  el que posea el control de la red 5G indirectamente estaría liderando la guerra más importante de nuestra historia, con una nueva revolución de la humanidad, donde todo y todos estaremos controlados por la magia de la tecnología: la tierra, el espacio, el cielo y el agua. 

La forma de pensar y actuar de los seres humanos cambiará y Estados Unidos y China harán lo que sea por controlar el destino de la humanidad. Es por eso que las compañías de ambos países se pelean por instalar la red 5G en todo el mundo a través de sus dispositivos.

Se estaría hablando de un negocio de más de 12 billones de dólares, equivalentes a las economías de toda Rusia, Japón, Reino Unido y Alemania; incluso se compararía con la economía de India, situada entre las siete primeras a nivel mundial. El que logre controlar esta red tendrá la potestad de dominar la inteligencia artificial del futuro y con ello se originaría un poder militar ilimitado.

Corroborando esta posibilidad se encuentran los estudios ya oficiales de la Universidad Hebrea, Jerusalem, Israel, del Departamento de Física, a cargo de Yuri-Feldman y Paul-Ben-Ishai, en los que se establece que las ondas 5G tienen la misma frecuencia que las armas electromagnéticas y que están  en condiciones de paralizar a grandes multitudes  durante protestas y manifestaciones, ya que las ondas interactúan con las glándulas sudoríparas de nuestro cuerpo, debido a su forma helicoidal, y que actúan como antenas.  Es por eso que Estados Unidos acusa a la empresa Huawei de usar su poder comercial para introducir esta red de control y, sobre todo, de espionaje. 

Actualmente, la empresa Huawei está siendo acusada por Estados Unidos de fraude bancario, obstrucción a la justicia y espionaje, aclarando que el problema no es con  Huawei,  sino con la conexión que la empresa tiene con el Gobierno comunista de China.

Claramente podemos ver que el modelo de desarrollo histórico de Estados Unidos es inservible para los nuevos retos mundiales, dando como resultado que el país ya no está a la altura del desarrollo cultural económico social del mundo y que llegó a su límite. Es por esa razón que esta gran potencia estaría optando por la alternativa militar, con un conjunto de guerras tecnológicas, económicas y militares para superar a un enemigo que no tiene perspectivas de vencer sino es con estos recursos de extrema brutalidad.  

El mundo entero es consciente de esta situación, como de la intervención a Venezuela y la paralización parcial de los servicios básicos por medio del hackeo, en estos últimos meses. En ese contexto, ¿qué tan preparada está Bolivia actualmente para este tipo de intervenciones? Personalmente estamos en pañales.

 

Hernán Enríquez Maidana, magister en seguridad en tecnologías de la información.

 

124
57

Otras Noticias