La madre tierra como persona: derechos de pachamama -GAIA

viernes, 24 de mayo de 2019 · 00:08

Noticias recientes indican que: “El Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza (TIDN) dictaminó que el Estado de Bolivia “violó” los derechos de los pueblos del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) por alentar la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos”. Los derechos de la Madre Tierra una vez más han sido violentados, lo que provoca reflexionar a la luz de la hipótesis de Gaia, muy pertinente a mi parecer, y a propósito de esta noticia.

El 2007 Hortua habla sobre la hipótesis de Gaia, de James Lovelock y Lynn Margulis, la cual afirma que el planeta Tierra en su totalidad (seres vivos, océanos, rocas y atmósfera)  funciona como un súper-organismo que modifica activamente su composición interna para asegurar su supervivencia. Hipótesis que tiene origen en 1789, cuando James Hutton, padre de la geología, da un calificativo al planeta Tierra como un superorganismo viviente. Esta teoría de la tierra afirma que la biósfera recicla continuamente la materia orgánica, teoría que tuvo sus controversias entre biólogos y las ciencias de la Tierra: unos daban por aleatorios los cambios físico-químicos del planeta, y los otros descartaban el impacto de la vida globalmente.

Antecedentes al respecto indican que Lovelock, estudiando la composición atmosférica de Marte, encuentra condiciones muy estables y termina afirmando que  una atmósfera equilibrada químicamente impediría el metabolismo de los organismos, ya que cualquier tipo de vida necesita interactuar activamente con su atmósfera desestabilizándola. Y así se empieza formular la Hipotesis de Gaia a principios de los 60, con el apoyo de Lynn Margulis, y analizando los procesos fisiológicos autorregulados del planeta afirman que el superorganismo planeta Tierra está compuesto por los seres vivientes, los mares, la atmósfera y el suelo. Es así que se puede considerar que la materia viva no se separa de su ambiente “inerte” por haber evolucionado en conjunto, siendo la vida una propiedad planetaria no individual, entonces el planeta es un ente viviente, no en el sentido de un organismo o un animal, sino en el de un sistema que se autorregula, tesis vinculada a la teoría de los sistemas, a la cibernética y a las teorías de los biólogos Maturana y Varela.

Zaffaroni, jurista argentino, analiza la hipótesis Gaia y los derechos de la madre Tierra como un ente viviente, evoca a Darwin indicando que su teoría “(…) no fue bien comprendida, sino más bien deformada por Spencer, con su invento de la supervivencia del más apto.” Porque Darwin lo que quería decir era que “(…) el más apto habría sido el más fecundo y no el más fuerte en el sentido físico.” Entonces “(…) no cabe en la evolución privilegiar la competencia, sino la cooperación.” Así mismo afirma que “(…) el planeta Tierra se ha formado por millones, producto de años de complejización simbiótica, de enormes procesos de microcoope-ración, de millones y millones de pequeñísimas quimeras".

La falta de cooperación en este complejo sistema llamado superorganismo Tierra causa que   los depredadores causan su muere, pues terminan matando a las células mayores en que se alojan. En este complejo sistema donde compartimos un habitad es necesario reconocer los derechos de todos los otros entes que comparten con nosotros este planeta, pues también tienen  derecho a la existencia y al pacífico desarrollo de sus vidas.

Pachamama o Gaia ofrece todo a sus hijos que la habitan, también se ofende cuando atentan contra su medioambiente, el hecho de que la temperatura global sube anualmente da la sensación de que (el plantea) esta “caliente” (a manera irónica) con sus habitantes. No olvidemos que para el planeta Tierra somos pasajeros, sólo un estornudo de Gaia (pachamama) ocasionado por falta de cooperación entre los seres vivos dará fin a la presente era.

Guido A. Villena Valle es abogado egresado de la Universidad Católica Boliviana San Pablo.

70
3

Otras Noticias