Tu boquita de achachairú

Por 
jueves, 09 de mayo de 2019 · 00:09

Ignominioso, vulgar y sin ninguna cordura social. La Cunumi (canción del grupo, Made in jueves) ha hecho gala de la imbecilidad de una sociedad que sólo reacciona cuando se le tocan los pelos y no antes.

Por muchos años venimos escuchando canciones que abusan de la mujer, que incentivan al odio machista y que ultrajan a las mujeres, como género y como seres humanos.

Como sociedad somos cómplices de estas cosas hace muchos, muchos años. La verdad es que la letra de la canción no sólo es desagradable, es que, además, tiene toda la característica de una canción que quiere humillar a la mujer.

La mujer que es decidida es criticada, la servil es criticada, la valiente es criticada, la rencorosa es criticada, la virtuosa es pechoña, la libre es brutalmente criticada. Los adjetivos sobran para las mujeres.

Y ellos siempre libres de culpa. La manada, las violaciones en grupo, los abusos, son parte de cada día de las mujeres, quienes no pueden manifestarse públicamente puesto que eso les donará adjetivos tan elocuentes, como los de la letra de Cunumi.

No es bueno manifestarse en frente de la Catedral, es imperioso manifestarse frente a todas las oficinas de defensa de los derechos humanos y de la defensa de la mujer. La Iglesia no es el lugar para dar ninguna orientación mientras ellos mismos no limpien su patio trasero.

Quienes son los responsables de lo que hay de abuso, son las autoridades. Ellas son las que, libres de prejuicios, demanden juicios a los sin razón.

La canción de la Cunumi sigue la saga del reaggetón. No sólo viola la humanidad de la mujer, aprueba la violencia como parte de una estructura social aceptable. 

No tenemos que ser moralistas, tenemos que ser racionales, fuertemente racionales. La moral social no está en juego, lo que se juega es el respeto a la humanidad, igual de la mujer y el hombre.

Es imprescindible que anotemos que la sociedad está atacando a la mujer, más que antes, y lo hace porque la mujer ha lanzado la defensa de sus derechos. 

La defensa de la integridad de las mujeres pasa por el filtro, seguro y certero, de que son iguales a los hombres y no debe haber ningún rastro que “las pobres” están siendo molestadas por una canción. Están siendo molestadas por una sociedad que se ha dado el gusto de dejarlas de lado.

Una sociedad que justifica el Día de la Madre por lo sacrificada y no por que tiene que luchar para recibir recompensa justa por el abandono del macho. Una sociedad que ahora sale a la palestra por unas malas palabras y actitudes, cuando en general se sigue justificando la violencia contra la mujer.

Basta ya de eso, pero, dentro de los marcos de una educación igualitaria, que va desde la libertad de vestir pantalones y zapatos hasta igualar sus ambiciones y deseos, y sentirse libre al caminar por las calles, o al ir a una discoteca, o al subirse a un taxi.

Dejemos de ser esa sociedad hipócrita que grita cuando dicen ¡culo! y no se resiente cuando violan o pegan. Un magistrado ha sido acusado de violencia y han tenido que pasar meses hasta que se le obligue -nótese- se le obligue a renunciar, cuando la verdad, la sanción debe ser asistir a cursos de igualdad y servir a la comunidad como castigo pleno.

La Cunumi dirá en sus adentros: “yo quiero castrarte a uña por machito imbécil”.

 

Carlos F. Toranzos Soria es ciudadano boliviano.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

131
5

Otras Noticias