Jorge Patiño Sarcinelli

La felicidad en democracia

lunes, 17 de junio de 2019 · 00:09

Infiero de la amargura que provoca la deriva autoritaria del MAS, que recuperar la democracia -“aunque defectuosa la queremos”- bastaría para causar gran felicidad colectiva. Pero no simplifiquemos demasiado: hay felicidades y felicidades. El desahogo en las redes aumenta la felicidad privada, pero los sistemas políticos se ocupan de la pública. Un reciente artículo de Andrés Gómez Vela, “Democracia y felicidad” (Página Siete, 9/6/2019), muestra la importancia de hacer esta distinción. 

El país que más ha explicitado la importancia de la felicidad colectiva es Bután, que ha desarrollado un Índice Nacional de Felicidad, que según ellos es una medida más importante del bienestar general que el PIB. Sin embargo, este es sólo un aspecto de la felicidad en política. Gómez nos trae otros aspectos. 

Inspirado por conversaciones “con una decena de venezolanos sobre sus vidas” y conmovido por sus añoranzas de un pasado en el que “eran felices porque tenían suficientes ingresos para comer y viajar, que su pueblo era alegre y feliz”, el columnista, que subestima la pobreza en Venezuela antes de Chávez, nos trae algunas reflexiones sobre felicidad y política. 

Demás está recordar que los pueblos del mundo han dado muestras de su preferencia por el pan sobre la libertad, y sospecho que esos ahora infelices venezolanos extrañan más las arepas y la electricidad sin cortes que la democracia. El problema es que Maduro les ha quitado todo junto, lo que da pie a un reclamo con dignidad no materialista. 

El columnista elabora consideraciones que tienen más que ver con la idea popular de la felicidad que con su acepción política: “¿a qué viene uno al mundo?” pregunta él “¿A ser infeliz? No, a ser feliz. Por ello, cuando una wawa llega, amigos, vecinos, familiares desean ¡muchas felicidades a mamá y papá!” 

Todo eso es cierto, sin duda, pero entre esos sentimientos domésticos y la “relación entre felicidad y sistema de gobierno” que indaga Gómez, median consideraciones sobre la felicidad en el marco de la política.

Para comenzar hay relevantes distinciones entre la forma de felicidad que buscan por ejemplo los butaneses, donde la misericordia y la meditación juegan un papel importante (el curioso puede encontrar la encuesta butanesa en internet), y la nuestra, donde la victoria de la tricolor lleva a las multitudes al delirio.

Debemos también diferenciar la felicidad pública, que es parte del ámbito político, de la felicidad privada que obtenemos del abrazo desnudo, la fiesta familiar o el chicharrón sabatino, en las que el sistema político nada tiene que hacer ni decir.

Gómez, después de recordarnos que el socialismo traicionó sus ideales, convirtiendo “en un infierno sus pueblos” -lo que es una generalización un poco exagerada, pero vale por la expresividad- cita el caso emblemático de la Revolución americana, en la que sus fundadores “establecieron en su Declaración de su Independencia, tres derechos inalienables: A la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad”.

Es famosa y muy importante esta frase, pero creo que el columnista comete una imprecisión cuando pone esta felicidad en la categoría de la barriga llena o la de los padres de la wawa recién nacida.

Para los referidos fundadores, la felicidad tenía un innegable aspecto público. Lo explica Hannah Arendt en su libro Sobre la revolución: para ellos “la felicidad pública consistía en el derecho ciudadano a acceder al espacio público, en participación en el poder público” y “sabían que no podrían ser del todo felices si su felicidad solo pudiese ser disfrutada en la vida privada”.

Es notable que en el país, que hoy es conocido por el individualismo y la libertad negativa, sus fundadores tuviesen esta comprensión de la felicidad como algo impensable sin una participación en la vida de la comunidad. Esto va de la mano de otros aspectos únicos y muchas veces ignorados de la Revolución americana, pero esto es tema para otra ocasión.

 

Jorge Patiño Sarcinelli es matemático y escritor

 

58
9

Otras Noticias