Juan Carlos Salazar del Barrio

Donde dije digo, digo Diego

jueves, 20 de junio de 2019 · 00:11

Winston  Churchill solía decir que no hay nada más indigesto que las propias palabras. Que lo digan los políticos. Y allí están las hemerotecas para recordarnos y recordarles sus idas, y venidas, sus inflexiones dialécticas, cuando intentan borrar con el codo lo que escribieron con la mano. Eso sí, son duchos en enmendar la plana: donde dije digo, digo Diego. Sin embargo, sus rectificaciones no suelen ser inocentes ni libres de intención. Es decir, no sólo que no se indigestan con sus contradicciones, sino que las utilizan sin pudor alguno para la construcción de “verdades alternativas” con las que pretenden justificar sus proyectos hegemónicos.

Recordé las palabras del estadista británico a propósito de una declaración poco difundida de nuestro Presidente, una entrevista que concedió al diario mexicano La Jornada nueve meses después del estallido del “caso Zapata”, en la que se desdice olímpicamente de todo lo que había dicho –admitido- sobre el tema cuando se hizo público su romance con la señora Zapata.

Como todos recordarán, dos días después de que el periodista Carlos Valverde revelara el caso y mostrara un certificado de nacimiento que supuestamente documentaba el hecho, el propio Presidente confirmó la información. Dijo textualmente: “A Gabriela Zapata Montaño la conocí en 2005. Era mi pareja. En 2007 tuvimos un bebé y lamentablemente, nuestra mala suerte, ha fallecido. Tuvimos problemas y a partir de ese momento nos distanciamos”. Esto lo oímos y lo vimos todos por televisión. Lo dijo el 5 de febrero de 2016. 

  Nueve meses después, en la entrevista mencionada, publicada el 14 de noviembre, dio vuelta a su primera versión como un calcetín. “El movimiento social –declaró al diario mexicano- planteó este tema del referendo (para la reelección). Y la derecha lo enfrentó en base de mentira, de codicia. Inventó una mujer y un niño, y dijo que era hijo de Evo. Es más, dijo que el niño había muerto. Todo era mentira. Y ahora que se investigó resulta que ni siquiera había habido niño. Pero ya quedó la calumnia. La prensa se comportó como un cártel de mentiras. El tema estaba bien organizado. Lo planificaron con anticipación. Cuando no pueden tumbar ideológicamente ni democráticamente usan a la familia y hasta un niño inexistente. A mí realmente me ha sorprendido”. 

Y, claro, uno se pregunta, pero ¿no fue el propio Presidente el primero en confirmar que había tenido una relación con la señora Zapata, que tuvo un hijo con ella y que éste murió posteriormente? Si hubo un invento, no fue precisamente de la prensa.

Otra “posverdad”: Una semana antes del referéndum, el 15 de febrero de 2016, el presidente Morales dijo una cosa sensata: “Si el pueblo dice ‘no’, ¿qué podemos hacer? No vamos a hacer golpe de Estado. Tenemos que irnos callados”. El 22 de febrero, un día después de la consulta, declaró textualmente: “Aunque con un voto o con dos votos va haber un ganador, eso se respeta. Esa es la democracia”. Dos días después, el 24, agregó como quien no quiere dejar ninguna duda al respecto: “Quiero decirles que respetamos los resultados, es parte de la democracia”.  

En este caso, fue el vicepresidente, Álvaro García Linera, quien enmendó la plana apenas dos semanas después. En una declaración al diario El Deber, afirmó: “En verdad, lo que hubo es un empate. Han ganado por 70.000 votos, eso no es ganar, eso es empatar…”.

Y aquí también uno se pregunta. Pero, ¿no era que el gobierno aceptaba la victoria del No incluso por uno o dos votos? Resulta que no hubo victoria del No, que hubo un “empate”, y como hubo empate, el pueblo debía desempatar. El No ganó con el 51,3% de los votos (2.682.517) contra el 48,7% del SI (2.546.135). Es decir, no con uno ni con dos votos de diferencia, sino con 136.382.

Evo Morales, que el 5 de febrero de 2016 afirmó una cosa y el 14 de noviembre siguiente todo lo contrario, nunca dio una explicación sobre esta flagrante contradicción. No dijo que se había equivocado o que la señora Zapata lo había engañado. Y, por supuesto, tampoco pidió disculpas a la prensa por haberle atribuido una mentira que no era de su responsabilidad.  Tampoco explicó por qué cambió de opinión respecto al resultado del referéndum. Su desconocimiento, ¿es o no es un golpe de Estado?

Sobre la “posverdad” del “caso Zapata, la supuesta mentira que Evo Morales atribuye a los medios independientes, el gobierno se sacó de la manga la patraña del “cártel de la mentira”, y sobre otra “posverdad”, el “empate” del 21 de febrero, construyó la campaña para desconocer el resultado del referéndum. Conviene  recordarlo ahora que empieza la campaña electoral y para saber cómo llegamos donde llegamos.

Un viejo proverbio chino dice que el hombre es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras. Evo Morales será esclavo de sus palabras, aunque intente encubrir  sus afanes hegemónicos en un supuesto  derecho humano a la reelección indefinida. Al tiempo.

 


Juan Carlos Salazar del Barrio es periodista.
 

356
6

Otras Noticias