Roberto Condori

La asimetría de la información del sistema tributario

jueves, 20 de junio de 2019 · 00:09

Una de las fallas del mercado corresponde a la asimetría de la información, que se entiende como la situación donde una de las partes posee mayor o menor información respecto a la otra, afectando a la toma de decisiones de los policy makers  (hacedores de política) o bien siendo aprovechada de mala manera para generar desinformación.

Es así que  durante los últimos días  se han generado diferentes opiniones respecto a la publicación del informe del Banco Mundial referente a la facilidad de hacer negocios (Doing Business), en el que la metodología utilizada para analizar las diferentes economías (190 países) consiste en tratar de generalizar y homogeneizar resultados. Sin embargo, la heterogeneidad que pudiera presentar cada una de estas economías debería ser aclarada y no interpretada erróneamente como se lo ha estado haciendo por diversos medios.

En cuanto a la facilidad para hacer negocio en Bolivia, los medios hicieron eco únicamente a uno de los 11 factores presentados en dicho documento, el sistema impositivo, criticado por muchos y comprendidos por pocos. 

A objeto de aclarar y reducir el sesgo asimétrico en la información presentada es importante aclarar características esenciales del régimen tributario nacional.

Los impuestos con mayor incidencia en el mercado interno son el Impuesto al Valor Agregado (IVA), Impuesto a las Utilidades de las Empresas (IUE) e Impuestos a las Transacciones (IT), que no se cancelan aplicando linealmente sus alícuotas sobre utilidades, sino que pueden compensarse de diversas formas para el beneficio del contribuyente. 

En primera instancia, las ventas de una empresa generan debito fiscal (DF) que se compensan con crédito fiscal (CF), reduciendo el IVA a pagarse y, en muchos casos, termina siendo nulo. Por otro lado, el IT de igual forma puede compensarse con el pago del IUE y, finalmente, este último está en función a la utilidad obtenida durante el periodo fiscal, y se determina de manera proporcional.

Aclarado el panorama, bajo ninguna circunstancia se alcanza una carga fiscal tan alta como la que refleja el mencionado documento, más aún cuando el ratio de ingresos tributarios totales sobre PIB apenas llega al 17,7% en 2018, cifra que se encuentra en el promedio regional.

Es importante mencionar que todo sistema es perfectible, así lo demuestra el informe Doing Business, que resalta a Bolivia como uno de los países en disminuir la complejidad y el costo de las regulaciones, así como la posibilidad de realizar operaciones en línea, desde pagar impuestos, hasta realizar consultas de trámites en proceso. Asimismo, pondera de manera positiva las mejoras en facilidad para exportar, aspectos que fueron deliberadamente omitidos por las publicaciones y que es necesario resaltarlos para evitar la asimetría en la información.

Por último, mencionar que la mejora de los ingresos tributarios en los últimos años, sin modificar el régimen tributario, responde al buen desempeño de la economía y el dinamismo que presentan los diferentes sectores económicos. Sin olvidar la idea básica, una economía saludable genera mayor recaudación porque la población cuenta con la capacidad necesaria para hacer frente a sus obligaciones.

 

Roberto Condori es economista.
 

 

25
90

Otras Noticias