Edgar Ramos Andrade

Los Lanchipa Ramírez

sábado, 22 de junio de 2019 · 00:10

1. En septiembre de 2018, la elección del Fiscal General fue lucha encarnizada. El saliente, Ramiro Guerrero, apoyaba al candidato Edwin Blanco; el poderoso ministro Carlos Romero apoyó a Jorge Pérez y el todopoderoso ministro Héctor Arce apadrinó a Juan Lanchipa, que finalmente ganó en segunda vuelta parlamentaria. “Todo el mundo sabe que Lanchipa es cuñado de Arce”, dijo por entonces un senador.

2. Entre 1997 y 2007, Juan Fausto Lanchipa Ponce fue excelente abogado romano, de esos que brillan con lobbies, conocidos técnicamente como consorcios. En 2010 fue designado por Evo Morales como presidente del Tribunal Constitucional Plurinacional, luego asumió como Director de Diremar, como abogado base para el fracasado juicio en La Haya. En 2017 fue elegido presidente del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz.

3. Sin tapujos, el Presidente del Estado (Órgano Ejecutivo) designó por decreto supremo a Lanchipa como presidente del TCP (parte fundamental del Órgano Judicial). Eso es ejemplo de “dependencia” de poderes estatales.

4. Vania Lanchipa Ramírez, otra excelente abogada, es actualmente funcionaria del Tribunal Constitucional Plurinacional, organismo donde hace poco su padre fue presidente.

5. Informes de la Contraloría General del Estado, a través de su mecanismo administrativo Declaración Jurada de Bienes y Rentas, señala que la joven Lanchipa Ramírez tiene un patrimonio de 4,1 millones de bolivianos. ¿Cómo habrá acumulado ese pequeño monto en poco tiempo?

6. La abogada Vania Lanchipa trabaja en la Sala Carta del Tribunal Constitucional, uno de cuyos vocales es el magistrado, Gonzalo Hurtado, amigote de Pedro Montenegro Paz, un narcotraficante que exporta droga a través de la mafia Ndrangheta (Calabria, Italia), como lo demostró el periodista Wilson García. Pero la Fiscalía, a cargo de Lanchipa padre, no cita a declarar a Hurtado, tal vez por influencia de Lanchipa hija.

7. El señor Fiscal General admitió que su hija trabaja en el TCP “pero no depende directamente del magistrado Hurtado”, según dijo, aunque sí tuvo que aceptar que su hija Vania es funcionaria de la sala donde el mandamás es Hurtado. “El que explica se complica”, le dijeron a Lanchipa padre.

8. Otra hija del señor Fiscal General es Roxana Lanchipa Ramírez, que trabaja en el Ministerio de Educación, lo cual no es malo, sino fuera por otro “datito” de la Contraloría General del Estado.

9. La joven hija del Señor Fiscal General tiene un patrimonio neto (o sea libre de deudas) de 1.421.580 bolivianos. Eso tampoco es malo, pero ¿cómo fue la acumulación de tal cantidad de plata? O el Fiscal General es millonario para transferir semejante herencia a sus hijas, o es que ese patrimonio es mágico.

¿Conclusiones?

a) Las dudas acerca de la conducta del Fiscal Lanchipa y ahora de sus hijas aumentan y pasan a la categoría de sospechas.

b) Si el mundillo político judicial sabe que Lanchipa padre es cuñado del Ministro de Justicia, entonces “todo queda en familia” por tanto el país importa, poco o nada.

c) Casi nada dijo de todo esto el locuaz vicepresidente García, la autoridad mejor informada. Le sugerimos, respetuosamente, que se pronuncie públicamente, por favor.

 

Edgar Ramos Andrade  es comunicador e investigador social. Autor de La aGONIa y rebelión 
social (2013) y otros libros

580
23

Otras Noticias