Yohasir Machaca

Argentina, Venezuela y Bolivia, grandes diferencias

lunes, 01 de julio de 2019 · 00:09

No es de extrañarse que en las últimas semanas algunos analistas económicos vienen criticando a la economía boliviana e intentan comparar a Bolivia con Venezuela, pero no es buena comparación, en razón a que nuestra economía tiene una estabilidad macroeconómica envidiable. En este sentido, los opinadores deberían equiparar nuestra economía con otros países de la región, como es el caso de Argentina, que viene implementando la vieja receta neoliberal, afectando las finanzas de los hogares argentinos. Al respecto, le sugiero revisar la publicación titulada “Porque Argentina está atrapada en su crisis económica”, en el portal de la revista de América Economía del 1/05/2019.  

La estabilidad macroeconómica boliviana permitió un crecimiento económico que es explicado fundamentalmente por la demanda interna; es decir, la capacidad de consumo de las familias y la inversión pública que se realiza en el país. Esto hace que el crecimiento económico ya no dependa únicamente de los precios internacionales ni de las condiciones externas, que durante los últimos años son desfavorables, a diferencia de Venezuela y otras economías en la región que se vieron muy golpeadas por la crisis internacional.

Aunque se registraron déficits fiscales en los años recientes, éstos son explicados por las agresivas inversiones públicas que se vienen ejecutando y no por el incremento del gasto corriente. En este sentido, el financiamiento de los déficits se realizó gracias a los ahorros acumulados (superávits fiscal 14,5% del PIB 2006-2013) en los años en los que las condiciones internacionales favorables, sumado a la prudente administración fiscal. Prueba de ello es que Bolivia se posicionó como uno de los países con mayor superávit de la región en esos años, a diferencia de varios países.

La economía boliviana no está sobreendeudada;  si comparáramos el nivel de deuda pública de 2005 (72% del PIB) con el nivel que se registró en 2018 (33% del PIB), el país se encuentra entre las naciones con menor incremento de la deuda en términos del Producto Interno Bruto (PIB) en la región. Asimismo, el PIB de 2005 a  2018 es cuatro veces mayor por lo que se tiene mayor capacidad de pago, misma que da certidumbre a los acreedores. 

Igualmente, es necesario mencionar que existe un elevado pesimismo, impulsado por los opinadores, y un desconocimiento del Plan de Desarrollo Económico y Social (PDES), el cual ya tenía previstos estos déficits, explicados por las inversiones públicas planificadas y que a la fecha varias comenzaron su puesta en marcha. En el PDES de igual forma se prevé que el resultado fiscal se irá corrigiendo de manera gradual en los siguientes años.

Por lo expuesto, son falsas las premisas económicas de los supuestos analistas que vienen manifestando hace 13 años que Bolivia está sumida en una crisis. El Modelo Económico Social Comunitario Productivo ha permitido a Bolivia posesionarse por seis años como líder en crecimiento en la región. En este sentido, Bolivia no está en el rumbo de Venezuela, ni tampoco de Argentina, debido a que el modelo es hecho por bolivianos para los bolivianos y rompe con la vieja tradición neoliberal.

 

Yohasir Machaca es economista del Ministerio de Economía y Finanzas.

 

35
242

Otras Noticias