Rafael G. Julio Quiroga

Codiciadas alcaldías para las elecciones

lunes, 01 de julio de 2019 · 00:10

Como se pudo ver, el Gobierno durante su mandato visitó la mayoría de los pueblos y poblaciones del país. Pero ahora, después de 13 años de mandato, demuestra su notorio interés por las urbes  grandes. Es así que el presidente Evo Morales decide recorrer los municipios con más población con el objeto de desarrollar “planes urbanos”; es más, dijo que las visitas serán a las alcaldías con 11 concejales.

Su objetivo es que los municipios tengan un crecimiento planificado y se prevengan los problemas que puedan suscitarse como la basura, servicios básicos, seguridad ciudadana, áreas verdes y otros. Explicó que su decisión está después de un diagnóstico de cómo se están desarrollando las ciudades que albergan el 70% de la población (Los Tiempos 26/06/2019).

Añadió que hay una mala urbanización de las ciudades sin planificación, asentamientos con loteadores. Ahora bien, dentro de este análisis deslizó su interés por las ciudades que albergan el 70% de la población del país, desliz que a trasluz denota su interés electoral para octubre venidero, pues el número de sufragantes en estas urbes es muy superior a la de los pueblos, villorrios y población agraria que él suele visitar con mucha frecuencia.

Consecuentemente, debe cambiar el método después de sus 13 años de gobierno y arremeter en las ciudades más que a los centros agrarios. Pero en este codicioso e imprevisto plan del gobierno, el presidente Morales se olvidó de nuestra Carta Magna y leyes, echando a la tierra las autonomías municipales, establecidas en el Art. 283 de nuestra Constitución y la Ley de Gobiernos Autónomos Municipales del 9 de enero de 2014, en cuyos artículos 16 y 26  se establecen las atribuciones de los concejos municipales, que son 35, y  las atribuciones de los alcaldes, que son 29, las mismas que reclama el Presidente.

Dice que participará en la realización y ejecución de esas atribuciones, olvidándose que sus atribuciones y obligaciones están insertas claramente en el Art. 172 de la Constitución Política del Estado,  que son nada más y nada menos que 27. No obstante este abultado número, en ninguna de ellas está la de intervenir en las ciudades sobre asuntos de planificación de desarrollo urbano, basura, áreas verdes,  servicios básicos, en los que absolutamente nada tiene que ver el Órgano Ejecutivo o Presidencia del país.

En un Estado de derecho constitucional cada órgano, sea Legislativo, Ejecutivo o Judicial, tiene una función específica que cumplir, al igual que el cuerpo humano, en el que la boca sólo recibe alimentos y el cerebro piensa. De igual forma el Gobierno y/o el Presidente tienen a su cargo 21 ministerios bajo su mandato y su único trabajo está en controlar atender a cada uno de ellos.

 De la misma manera, cada municipio tiene funciones específicas y propias, en las cuales debe trabajar y a las que debe abocarse; consecuentemente, no corresponde al Presidente visitar las alcaldías para programar su desarrollo, cuando debe atender a sus 21 ministerios.

La semana pasada, el municipio de Cochabamba ha aceptado esta visita presidencial y con esto está demostrando que su desarrollo urbano está mal, ya sea que tenga que ver con las  basura, las áreas verdes, etcétera, lo que demuestra  también una falta de  conocimiento de su autonomía y sus derechos.

 

Rafael G. Julio Quiroga es abogado.

107
3

Otras Noticias