Jorge Dulon Fernández

Estudiantes destacados de la mentira

lunes, 08 de julio de 2019 · 00:05

“Los opositores sólo incitan a mentir mediante las redes sociales. Todo por Bolivia, por la dignidad, la igualdad hay que soportar eso, hay que aguantar eso. Por Bolivia vamos a seguir soportando”. Este fue uno de los dichos de Evo en plena campaña para el referendo del 21 de febrero de 2016. Los resultados los conocemos todos. Ganó el NO con un 51,3% y aun así el Presidente se repostuló.

¿A qué mentiras hacía referencia el Presidente en aquella oportunidad? Pues a las que le provocaron el golpe duro que en ese entonces le dio la oposición al Movimiento Al Socialismo (MAS). El “caso Zapata” o el “Zapatazo”, una mujer vinculada sentimentalmente al Presidente que hizo “aparecer” un presunto hijo común entre ambos, el cual le permitía gozar de favores en el poder. La mujer fue además gerente en una empresa China que tenía jugosos contratos con el Estado. Decían que entraba y salía como a su casa del Ministerio de la Presidencia, y que por ahí había tenido una relación sentimental con algún ministro de hormonas amazónicas…

Cada día que pasaba se desataba un escándalo con información comprobada o no. La era de las noticias falsas había comenzado y estaba directamente relacionada con la política boliviana. Pasado el referendo, el Gobierno, con el ojo en tinta, después de haber perdido, reafirmó la idea de que había perdido por culpa de “las mentiras de la oposición”.

Ni duda cabe que el MAS aprendió la lección y además tomó nota de las tácticas en el marco de la estrategia de la mentira. Se convirtieron en unos maestros en la materia, aplicando esta vez sus conocimientos perversos para tratar de ganar estas elecciones. Una campaña basada en el ataque frontal a la Alianza Comunidad Ciudadana (CC), con mentiras que además buscan incidir en el morbo de los bolivianos para confundirlos más de lo que ya están.

En esa línea, ocurrieron dichos y hechos mentirosos recientes que buscaron atacar a Mesa y sus aliados, tales como Quiborax, Camargo Correa, la venta del departamento de los padres de Mesa, la basura en La Paz, el asunto de la Curva de Holguín y el caso Brun. Finalmente, para seguir en ese perfil Fake, lo último que hicieron fue tergiversar una entrevista que sacó el periódico Página Siete, en la que hacen decir cosas que no dijo al ahora exvocer de Comunidad Ciudadana, Diego Ayo.

Siguen al pie de la letra una estrategia que tiene que ver con lanzar una mentira, usar sus medios de comunicación y los que tienen cooptados para hacer que esa mentira parezca verdad, y de esa manera convencer a los más inocentes. ¿Y saben qué es lo peor de todo? Les funciona.

Los días previos a la renuncia de Ayo era increíble ver cómo gente cercana y hasta algunos amigos que son opositores al MAS repetían como loros las consignas que habían sacado algunos medios producto de la elaboración del discurso mentiroso. Varios comentaban: “De dónde habrán sacado los 10 millones”, “qué tipo de kermeses harán éstos de Comunidad Ciudadana”, “todos los políticos son ladrones”, entre otros comentarios. Muy pocos se dieron el tiempo de revisar el detalle de la entrevista y lo que en realidad había mencionado Ayo, que distaba mucho de lo que todos presuponían.

En resumen, creo que gran parte de la sociedad boliviana no está todavía preparada para afrontar un rol responsable que permita construir un Estado diferente. Tengo la sensación de que aún somos muy ingenuos y que tenemos cierta dosis de ignorancia. Nos dejamos guiar por miserias humanas que tienen que ver con el morbo, el ego y el qué dirán. Tenemos y tendremos al Gobierno que nos merecemos y mereceremos. Después de todo, una sociedad corrupta tiene un gobierno corrupto. Todavía es tiempo de sacudirse y de votar responsablemente para recuperar nuestra democracia.

Jorge Dulon Fernández es administrador público y cientista político.

278
7

Otras Noticias