José Guillermo Torrez G. O.

Bolivia y el proyecto Ilo (III)

sábado, 10 de agosto de 2019 · 00:10

La ubicación geográfica del proyecto Ilo muestra de manera general la expansión industrial y tecnológica del continente asiático, con preponderancia de países como Japón, China, India, Corea del Sur, que vienen activando de manera vertiginosa en las últimas décadas el uso frecuente de vías marítimas que confluyen hacia el occidente del continente americano. 

Esta sobreutilización de la cuenca del Pacífico, comparándola con la que  tradicionalmente se hacía con el Océano Atlántico, se manifiesta de tal forma que la sola penetración en los mercados de Estados Unidos de toda gama de productos de ese origen, ratifican esta afirmación.   

Este es un proyecto de complementación económica, comercial y cultural, además de cooperación intergubernamental, y empresarial de las regiones: los departamentos de La Paz y el norte  de Bolivia, las provincias del norte Argentino. Además, los estados en el occidente Brasileño, el norte del Paraguay y las regiones del sur de Perú, no hay de qué asombrarse, el futuro viene por este lado. 

Los alcances del espacio geoeconómico de este proyecto parten de un plano de complementación económica, dirigida al potenciamiento de un polo de desarrollo,  aprovechando la ventajosa situación geográfica del territorio boliviano, inserto en el corazón de América del Sur, con todas las ventajas que esta ubicación representa.   

Por otra parte, los estudios marítimos de la Fundación Chilena del Pacífico indican que esta inconmensurable cuenca es un espacio geográfico que cubre más de la mitad del globo y representa el concepto de un borde terrestre litoral, encerrando al océano de mayor extensión y profundidad que existe. Este borde litoral, a su vez, es la puerta de entrada y salida a la más grande superficie terrestre continental del mundo. 

Son estas características las que le otorgan un peso decisivo en la economía mundial, ya que en esta enorme superficie se concentra el 50% de la población total del mundo, constituyendo un gigantesco mercado consumidor y productor. En ese sentido, Chile tiene clara la figura: tratará de ejercer hegemonía sobre esta parte sudamericana para ser la puerta de los corredores bioceánicos que vincularán al Atlántico con el Pacífico y para conseguir su objetivo, y no le cederá ni un centímetro a Bolivia de los territorios conquistados en 1879, que ahora son sitios estratégicos.

El proyecto Ilo frente al enclaustramiento plantea que  tampoco se puede ignorar ni negar el hecho histórico ocurrido hace 140 años de la Guerra del Pacífico, en la que Bolivia fuera reducida a su condición de país mediterráneo, reivindicación que de alguna forma debe repararse, por el clamoroso derecho que reclama el pueblo boliviano, que lo único que hizo en este largo, y dilatado tiempo, a pesar de no contar con litoral marítimo propio, es utilizar puertos chilenos para sus principales y tradicionales importaciones y exportaciones, que han fortalecido económicamente esa región, particularmente el puerto de Arica. 

 A pesar de todos estos antecedentes,   este vecino no ha demostrado ningún interés de dar solución ni al tema de las aguas del Silala, más aún, después de tener una resolución de la Haya, que constituye un fracaso total a nuestras aspiraciones.   

Lo que llama la atención es que nuestro gobierno parece que desconoce la trascendente significación del Convenio Marco del Proyecto Binacional de Amistad, Cooperación e Integración,  firmado en Ilo, por los presidentes Alberto Fujimori y Jaime Paz Zamora, el 24 de enero de 1992; los contratos de la zona franca industrial, comercial y de servicios, y la zona turística y la playa Bolivia Mar, firmados en Ilo el 7 de julio de 1994; y los posteriores convenios de la zona de energía en Ilo, que necesariamente deben ser homologados. Es decir, aprobados por el parlamento del Perú, lo que lamentablemente hasta la fecha no ha ocurrido.

Esperamos que este aspecto tan importante se resuelva a la brevedad posible, dando la prioridad, hoy más que nunca, del proyecto de integración de Ilo - Perú.

 

José Guillermo Torrez G. O. es ingeniero geólogo y administrador de empresas
 

Más de
41
41

Otras Noticias