Javier Diez de Medina Valle

Cuando el miedo obstruye las neuronas

viernes, 30 de agosto de 2019 · 00:09

En los últimos 15 o 20 días hemos sido víctimas de un sinnúmero de disparates que el Estado boliviano fue manifestando a través de sus representantes. Desde torpes errores al realizar sumas simples, por parte de nuestro licenciado en matemáticas (licenciado de las clases de matemáticas, quise decir), hasta el desprecio con que un ministro, que dice ser de defensa- cuando en realidad es de destrucción- desacredita la gravedad del daño que acaban de causar. Mientras, otros países hermanos y de Europa, ofrecen desesperados una ayuda que no llegará porque Evo ha decidido no formalizar su pedido de ayuda internacional, ya que tendría que declarar zona de desastre nacional y perder posiciones en la intención del voto ciudadano para este próximo 20 de octubre. El miedo lo invade a Evo y no lo deja. 

Es más que evidente que esta “quema controlada”, planificada por el MAS para favorecer a la coca, la soya o la ganadería, ha sido pensada para consolidar negocios millonarios; caso contrario, el presidente Morales estaría al frente de toda la ciudadanía, dando explicaciones, rindiendo cuenta día a día de lo que el gobierno planificó, organizó, monitoreó, corrigió y rectificó cuando este incendio se dio los primeros días o, al menos, cuando los hermanos de Roboré le manifestaron su preocupación.  

No lo hizo porque nunca hubo planificación, a pesar de que el año 2011 en su “Plan de acción para la prevención, monitoreo y combate de incendios forestales”, elaborado por los ministerios de Defensa, Medio Ambiente y Aguas, y Fuerzas Armadas, daban cuenta que: “Desde 1999 hasta el año 2007, el número de focos de calor en el territorio boliviano ha incrementado alarmantemente”.  

Continúa el plan: “De acuerdo a lo expuesto, los antecedentes y la situación actual del país en cuanto a incendios forestales y focos de calor es bastante preocupante ya que este fenómeno se viene incrementando a través del tiempo. Es así que surge la necesidad de implementar medidas de prevención, control y combate de incendios forestales a fin de minimizar la ocurrencia de estos, así como sus efectos negativos sobre el medioambiente, la sociedad y la economía nacional”. ¿Se ha minimizado la ocurrencia de estos incendios? No.

Además, ese mismo plan de acción determina que: “las Fuerzas Armadas del Estado se constituyen en la institución nacional con la mayor capacidad operativa, organizacional, logística y humana para llevar adelante el proceso de prevención, control y combate a los focos de calor e incendios forestales, de la forma más eficiente posible”. ¿Dónde estuvo Kaliman? ¿Qué hizo durante los incendios de Chiquitos? ¿Fue eficiente su participación?

Pero, sobretodo, ese mismo plan de acción establece como objetivo: “Reducir la pérdida de bosques y la emisión de gases de efecto invernadero por efecto de incendios forestales, a través del fortalecimiento de las capacidades institucionales y operativas del Ministerio de Defensa, y de las Fuerzas Armadas del Estado, coadyuvando el trabajo regulador y normativo de las entidades del sector forestal”. ¿Se ha cumplido con este objetivo? ¡No! 

Con todos estos actos tan bochornosos, ¿el presidente Morales quiere ir a la reelección por tercera vez? Así no se gestiona un Estado. Con este tipo de ejemplo no se deja una huella digna de ser emulada por nuestra juventud y generaciones venideras. 

Lo peor de todo es la frialdad y desfachatez que tiene el gobierno para utilizar la desgracia de nuestros hermanos de Santa Cruz, mostrando una propaganda, elaborada por el Ministerio de Comunicación, que pone en evidencia lo mucho que está haciendo el gobierno con los tardíos vuelos del Supertanker y lo agradecidos que se encuentran los lugareños de las zonas afectadas. Para colmo, pasan por las redes fotografías de Evo Morales con indumentaria apagaincendios, tratando de reprimir el fuego con su “pistolita de agua”. ¡Ah!, pero con cuatro camarógrafos. 

Por favor, no jueguen con los sentimientos de los pobladores de Chiquitos y de Santa Cruz, a costa de una propaganda política que da vergüenza.

Si al presidente Morales le preocupan sus posibilidades de reelección, esta vez han caído drásticamente. Los bolivianos esperábamos que nos informe cada día sobre el estado del incendio y las capacidades que tenía el Estado de controlarlo. No lo hizo, por miedo.

 
Javier Diez de Medina Valle es administración de empresas

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

298
1

Otras Noticias