Fernando Patiño Sarcinelli

Salud, estilo de vida y medio ambiente

martes, 10 de septiembre de 2019 · 00:11

Se dice que la salud es el bien más valioso de una persona. Un bien tan valioso y subjetivo que muchos no aprecian hasta que está irremediablemente perdido. No queda duda de que un enfermo no puede disfrutar plenamente de sus bienes materiales, de la familia, de viajes, de una fiesta o una celebración. Solo resta la esperanza de que un día recupere la salud si la medicina tiene un remedio para sus males. 

Pocos están conscientes de que la salud es un bien que depende, en gran parte, del estilo de vida. La dieta es el factor más importante en la salud del individuo. A pesar de que se repite el concepto en varias formas de comunicación, muchos no están interesados en hacer los cambios necesarios. Por comodidad, disponibilidad o costumbre simplemente sostienen una dieta poco saludable. Esto incluye alimentos procesados, alto contenido de grasa y azúcar que están directamente relacionados a la obesidad, diabetes e hipertensión. Estas enfermedades son los principales factores de riesgo para ataques cardiovasculares que son la principal causa de muerte en la humanidad.

El tiempo dedicado a esparcimiento y al placer, así como la práctica de deportes son reconocidas como variables importantes en la calidad de vida y salud. Una buena preparación física permite mejor rendimiento en el trabajo, mayor tolerancia a situaciones de estrés y mejor calidad de sueño, entre otros parámetros de bienestar. Lamentablemente, muchos no tienen la facilidad ni oportunidades de una práctica deportiva regular. Interesante que algunas empresas en Europa ofrezcan esas oportunidades y programas dentro del horario de trabajo a sus funcionarios. Se ha demostrado que la calidad del trabajo es un elemento de bienestar. 

Al contrario, el alcoholismo, tabaquismo y la adicción a las drogas como cocaína y narcóticos son elección personal de estilo de vida que causan graves daños a la salud. Estos factores afectan principalmente a la población joven, en periodo de formación o mayor capacidad de trabajo. Es preocupante que la adicción sea motivada por la propaganda y fomentada por intereses económicos, no solo de traficantes, y que se mantenga en crecimiento en todo el mundo. 

El medio ambiente que nos rodea es fundamental, pero lamentablemente no se lo puede elegir o modificar fácilmente. Las personas no tienen control sobre la calidad del aire que se respira, la contaminación del agua y el cambio climático. Estos factores son modificados por decisiones políticas y económicas que no toman cuenta el impacto sobre la salud de la población. Estamos viendo una tragedia ambiental sin precedentes por los incendios en la Chiquitania boliviana y la Amazonia brasileña. El impacto sobre la salud de la población y el sacrificio de millones de animales son daños que podían haber sido evitados. Es evidente que las autoridades que han no han prevenido esta tragedia y no han tomado en cuenta la posibilidad de que los chaqueos podían convertirse en incendios incontrolables que ponen en riesgo la salud de millones de personas.

El uso de agrotóxicos como el afamado glifosato, el daño forestal irreparable, daño a la calidad el aire y de las aguas, aumento del efecto invernadero, calentamiento global, tormentas e inundaciones, temperaturas elevadas en grandes centros urbanos, temperaturas elevadas y proliferación de pestes e infecciones transmisibles, deshidratación, debilidad y muerte de niños y ancianos. En fin, una lista de consecuencias que las autoridades niegan o poco les importa.

La ironía es que todo lo expuesto son hechos conocidos y sujetos a ser corregidos con programas de educación y prevención. Hay que reconocer que malas decisiones políticas, intereses económicos, propaganda y condiciones de vida que se imponen en grandes centros urbanos dañan la salud. No se puede confundir calidad de salud con aumento de esperanza de vida que se observa en las últimas décadas. Efectivamente la medicina y la industria actualmente permiten prolongar la vida aún en condiciones precarias de salud, dependiente de fármacos e instrumentos, pero con una dudosa calidad de vida.

 

Fernando Patiño Sarcinelli  es  médico internista, oncólogo y fotógrafo.

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

44

Otras Noticias