Lupe Andrade Salmón

Devotos de votos, y votos

viernes, 27 de septiembre de 2019 · 00:09

No pregunto por quién va a votar,  amigo lector.  Aquí en Bolivia el voto es libre y secreto, aunque no tengamos libertad de votar... o no votar.  El voto es obligatorio.  Tenemos, sin embargo, un amplio menú de opciones; una cantidad de partidos y candidatos para escoger, y además la opción de votar en blanco, nulo o rabioso, es decir, de “pifiar” el voto escribiendo algo poco grato en la papeleta.   De buena o mala gana, en menos de un mes, estaremos caminando hacia el recinto electoral para cumplir con el rito de un día, pero vale recordar que los candidatos le han puesto una buena parte de su vida.  Cada uno de ellos toma el asunto en serio. 

Lo que me motiva para escribir hoy, es que últimamente he escuchado y leído comentarios poco entusiastas sobre el proceso eleccionario.  Basta mencionar el tema, para que los interlocutores pongan cara de aburrimiento o renuencia.  Si no hubiera obligación de votar, quizás no podríamos motivar ni a la mitad de la población. 

Pero existe la obligación y sí podemos poner la motivación, porque este es el período sin regímenes militares más largo de toda nuestra historia, y estamos cumpliendo 37 años en democracia.    La mitad de la población de hoy no ha conocido otra forma de gobierno que la democracia a través del voto, y hay jóvenes que votarán por vez primera, que no saben cuán valioso es eso, incluyendo la opción de pifiar su voto.  No saben lo importante que es tener el derecho a escoger, y lo vital que será defender la pervivencia de ese derecho.

No siempre fue así.  Recordemos que entre 1944 y 1952 tuvimos como presidentes a Villarroel,  Guillén, Monje, Hertzog, Urrolagoitia, y Ballivián (Hugo): la bicoca de seis presidentes en ocho años.   Entre 1969 y 1982, en trece años tuvimos trece presidentes, casi ninguno elegido en procesos regulares: René Barrientos, Alfredo Ovando, Luis Adolfo Siles Salinas, Juan José Torres, Hugo Banzer, Juan Pereda, David Padilla, Walter Guevara Arze, Alberto Natusch, Lidia Gueiler Tejada, Luis García Meza, Celso Torrelio y Guido Vildoso, para llegar a la democracia actual con Hernán Siles Suazo.   Si añadimos a Víctor Paz Estenssoro a la lista, veremos que entre 1944 y 1982, tuvimos veinte gobernantes diferentes (algunos con dos y hasta tres pasadas por la Presidencia) de los cuales sólo cinco fueron civiles.   

Es una locura, dirán.  Por supuesto.  Una locura que no debe repetirse.  Revisen la historia, amigos, así fue.  Y esa locura marcó épocas en las que Bolivia no podía salir de la crisis económica además de la crisis política, porque no habían elecciones, y cuando las habían, los resultados no eran respetados. No se podía construir patria, no se podían implementar planes de gobierno, no se podía gobernar.    No había democracia, lo repito.  Eso sí, teníamos golpes y contragolpes y una danza de generales y políticos ávidos de poder que bien podría inspirar un loco ballet moderno, con vistosos uniformes, saltos, piruetas y una coreografía tan enrevesada que ni los propios bailarines sabrían cómo y por qué entraron a la danza.

Si ustedes recuerdan por lo menos una parte pequeña de esta larga historia de convulsión y balaceras, muertos y heridos, cuéntenles a sus hijos y nietos cómo era vivir así, sin saber que podía traer el mañana, o si veríamos llegar el mañana.   Dicen que solamente recordando los errores del pasado, se pueden evitar los errores del futuro.  Por eso, si usted no quiere votar, si le da pereza absoluta la idea de la votación, recuerde el pasado, piense en la alternativa ¡y marche!

Tenemos el lujo de votar, y de que nuestro voto cuente.  Tenemos el aún mayor privilegio de escoger cómo votar. Es motivo de festejar, pero también de comprometerse a defender este derecho, a impedir que volvamos a la danza de lo incierto, de lo tiránico o ilegal.  Festejemos el 20 de octubre recordando quienes somos, cómo llegamos hasta aquí, y lo valientes que fueron nuestros antepasados que nos dieron el derecho y libertad de escoger.   Votemos y festejemos con api, salteñas y llauchas calientes.   Seamos devotos de la democracia, haciendo votos para el futuro  y votando por el presente con conciencia y corazón.

 

Lupe Andrade es periodista

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

26
34

Otras Noticias