Roberto Cuevas Ramírez

Coco Manto y el Premio Nacional de Culturas

sábado, 07 de septiembre de 2019 · 00:09

Cuando la radio vestía “pantalones largos”, década de los 60, dos presidentes, Víctor Paz Estenssoro y René Barrientos Ortuño, eran los personajes centrales del ingenio mordaz y el talento humorístico de Coco Manto, alías Jorge Mansilla Torrez, con su Olla de grillos, en Altiplano.

 Además de su genial talento en la producción de periodismo humorístico, era autor de anécdotas de antología, como aquella cuando en el Ministerio de Trabajo siendo dirigentes de radio negociábamos mejora de salarios con Asbora y cuyo presidente, Raúl Salmón, apelando a su clásico estilo de “graficar” las cosas, decía “…si el sastre de la esquina me pide tanto, voy a la otra esq…” siendo cortado por Coco con  la frase: “abreviando don Raúl, cuánto da por este terno”; sus aparatosas caídas al piso cuando alguien le hacía ademán con los dedos de dispararle y, ante los muchos curiosos que se juntaban, se levantaba para decirles. “ja, los he fumado”. Ni qué decir de su entrevista con Barrientos Ortuño, cuando éste le convocó a su domicilio para conocer personalmente al que le tomaba el pelo.

 Pero humor aparte, la noticia de que se le entregará el Premio Nacional de Cultura por su “aporte en los campos de la poesía, la comunicación y la música” ha sido para Coco la mejor noticia recibida y un aliciente a la recuperación de su delicado estado de salud. Para quienes somos sus  compañeros de profesión y lucha, la noticia no podía ser menos alentadora porque si hay alguien con méritos para aquella distinción  -sin desmerecer otros talentos-  es Coco.

 Pero en realidad, quién será el honrado, ¿Coco o el Premio?

 La interrogante amerita una rápida consideración.

 Y es que ningún gobierno -y menos el actual- ha podido desmantelar la superestructura intelectual y cultural del país. Obviamente ello responde a la dicotomía dominante/dominados con su correlato de que la historia la escriben los vencedores.

 Esto explica que nuestra formación mental, artística o intelectual esté moldeada por cánones, símbolos, expresiones arquitectónicas como el barroco o discriminación racial que la República no pudo superar, incluyendo la Revolución Nacional y los quiebres históricos contemporáneos como la presencia de cholas en el Congreso o indios en el poder.

 La imposición de la cultura dominante en todas sus expresiones, ha sido y sigue siendo propiedad de las élites que mediante sus escribas, artistas,  medios de comunicación y hoy redes electrónicas, han socializado directa o subliminalmente el conocimiento de las clases dominantes. Domésticamente, puede señalarse como ejemplos el que en Sucre hasta en los estamentos más bajos de la sociedad aún se rescata el privilegio de una supuesta “sangre azul”, o que en el occidente descendientes aimaras urbanizados, pese al color de su piel y los rasgos faciales característicos de los habitantes del altiplano, miren y hablen despectivamente de sus congéneres llamándoles “indios o cholos de mierda”.

 Lo que no está en duda, es que esta cultura elitista no podrá ser desmontada sino después de  varias generaciones y cuando los nombres y apellidos originarios que vienen desde la Colonia sean sustituidos por intelectuales y artistas de una auténtica cultura nacional, o cuando la nueva clase social que el joven intelectual italiano, Diego Fusaro, denomina “precariado” formado por contratistas y rentistas que desde hace mucho y luego de la pulverización de los dominados (proletarios y burguesía) por los nuevos “Señores” del  mundo globalizado, debuten masivamente.

 Mientras tanto, los pocos especímenes que esporádicamente aparecemos en algún rubro cultural con el calificativo de “autores cholos” (mestizos) tenemos que seguir en el intento hasta que, como Coco, la cultura de los dominantes reconozca méritos.

 Por ello, el Premio Nacional de Cultura se enriquece con el nombre de Jorge Mansilla Torrez y cumple con aquel viejo eslogan revolucionario: “al pueblo, lo que es del pueblo”.

 

Roberto Cuevas Ramírez es periodista y escritor

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

11
27

Otras Noticias