Javier Diez de Medina

Incendio en Chiquitos, ¿esito sería?

lunes, 09 de septiembre de 2019 · 00:09

Pareciera que el incendio provocado a nuestros hermanos cruceños ha servido para que nuestro Presidente pueda sacarse unas buenas fotos, para que el ministro de Defensa minimice y hasta ridiculice el clamor y sentimiento de los chiquitanos y, sobre todo, para pasar la página y ponernos todos a pensar cómo reconstruir la casa después de la farra que nos hemos dado.

Pero no es así, la farra se la dio el Presidente con sus amigotes y en nuestra casa. Ahora espera que nosotros más nos pongamos a limpiar y reconstruir la casa; y aquí, no pasó nada. 

En gestión del Estado, existe un principio básico que todo servidor público debe cumplir antes de dar vuelta la página y pretender iniciar “nuevos retos”. Ese principio se llama transparencia. 

La trasparencia en la gestión se apoya en la verdad y se practica rindiendo cuenta a la ciudadanía de lo sucedido. Y lo sucedido, no es otra cosa que exponer a la población las verdaderas causas de estos incendios, las fortalezas y debilidades del Estado para poderlas afrontar, así como las oportunidades que se tuvo para reaccionar a tiempo. Nada de eso, hasta hoy, hemos conocido los bolivianos. Y cuando se pide transparencia, los voceros presidenciales -desde el Vicepresidente hasta ministros, senadores y diputados del partido de gobierno- le ponen un rótulo a la verdad: “dejen de politizar esta desgracia”. 

Creo que Evo Morales ya no debe seguir ocultando información a la población, solo porque se vienen las elecciones de octubre. Evo Morales está con un miedo enorme y en diferentes ámbitos. No sabe cómo contarnos la verdad, porque esa verdad le puede costar el pago de muchas facturas:

- La factura moral, que refleja con claridad la falta de consecuencia e integridad del Presidente para con el amor y cuidado hacia la Madre Tierra, hoy devastada. 

- La factura medioambientalista, que es clara, contundente e irrefutable. Esta factura se podrá pagar recién en 200 años; si nos dejan reconstruir las zonas dañadas. 

- La factura comercial, con terratenientes del agronegocio cruceño que mantienen también silencio en su clásica postura amarillista.

- La factura colonizadora, con invasores que avasallan y se asientan donde puedan; pero que ahora se hallan en compás de espera, para arremeter cuando “pase la tormenta”.

- La factura del cartel de la droga, que siempre espera algún rédito de todo esto.

Por supuesto que deben existir compromisos con otras agrupaciones e interesados que se mueven e influyen en el ámbito político nacional y esperan ansiosos la reelección de Morales; a pesar de los daños causados a Chiquitos.

Pero también existe una factura de responsabilidad que el presidente evade como gestor del Estado, porque sabe que rendir cuenta de lo ocurrido puede conllevar a una serie de responsabilidades administrativas, civiles y hasta penales de su gestión respecto de estos incendios devastadores. 

¿Qué facturas va a pagar, señor Presidente? Esta es una lucha interna vs. Evo Pueblo (hoy desaparecido) y Evo Plata. El primero ha perdido conciencia de la realidad; el segundo enmudece, porque el miedo lo consume.

Javier Diez de Medina Valle es licenciado en administración de empresas
 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

123

Otras Noticias