Fernando Patiño Sarcinelli

Necesitamos buenas noticias: cuento del oso hormiguero

martes, 07 de enero de 2020 · 00:11

Estamos comenzando un nuevo año, el último de la década. Está terminando una década inolvidable pero trágica para los bolivianos. Decidí que el primer fin de semana de  2020 debería comenzar con buenas noticias. ¡Qué difícil es encontrar buenas noticias! (asilados, encapuchados, perseguidos, feminicidios… ¡ya no aguanto más!).

Encontraron un oso hormiguero en El Alto (Página Siete, 4 de enero, 2020) y ya les digo que es un cuento que recién está comenzando pero que tiene final feliz: le encontraron un hogar en la Senda Verde. Además, bueno saber que está sano, es dócil (casi domesticado) y ha sido rescatado por niños que lo vieron amenazado por perros callejeros. Nadie sabe cómo apareció en esa zona, que no es su hábitat natural. Posiblemente ha escapado de las jaulas de traficantes de animales silvestres y por suerte no fue lastimado.

Lo lindo de este cuento es conocer también el proyecto de la Senda Verde, es un proyecto para rescate de animales silvestres dirigido por mi admirable amiga Vicky Ossio. Qué lindo tener amigos así. Nos conocemos hace casi medio siglo. Puede parecer mala idea decir “medio siglo”, hay quiénes no les gusta ese tipo de referencia a la vejez. Depende cómo lo vean, cuando uno se refiere a una amistad con antigüedad, es una reliquia. 

Qué lindo conocer un proyecto donde se hace bien lo que se tiene que hacer. Su misión es rescatar animales del cautiverio abusivo, que han sido perseguidos, encerrados y hasta apaleados. Ajayu es un oso andino que fue rescatado después que fue maltratado por seres humanos que parecían salvajes. Intentaron matarlo a palos, literalmente. Él es otro animal salvado de la crueldad humana. 

Vicky nos puede contar la historia de cientos de animales que han sido rescatados. Parabas, monos, una puma (se llama Espuma, es una belleza y el nombre no podía ser más bien puesto), leopardos, venados, tortugas y serpientes. Cada uno de ellos tiene nombre y es respetado como se debe. Además hay muchos otros animales que viven en su hábitat, un entorno natural donde nosotros (humanos) debemos pasear enjaulados para conocer este zoológico al contrario. 

¡Qué linda idea! Darles libertad a los animales que ya no pueden sobrevivir en la selva porque les quitaron la libertad del instinto. Si bien los loros y las parabas pueden volar libremente, eligieron vivir en la Senda Verde porque es donde encuentran libertad y seguridad. Donde solo se disparan cámaras fotográficas para llevarse imágenes de recuerdo. No se llevan plumas ni colmillos. Donde se aprende que los animales deben vivir en su ambiente natural y que no es bonito tener un animal silvestre en jaula, ni un cuero de leopardo doblado para hacer una cartera. Para eso existen los peluches, un oso no puede ser una mascota.

Así es que este oso hormiguero ha encontrado donde ser feliz. Qué buena noticia saber que hay un lugar donde los animales silvestres que han sido maltratados puedan encontrar refugio. 

¿Por qué he decidido comenzar el año contando un cuento silvestre? Porque los animales también son parte de la historia de Bolivia, pero parece que nos olvidamos de ello. Porque los animales son importantes para la salud, cada quien en su lugar. Está demostrado que tener mascotas hace bien emocionalmente, y los peluches también. Hasta los ancianos, cuando viven en asilos, son más felices si tienen una mascota. Pero los animales silvestres solo son felices en su hábitat.

No sabemos de dónde vino este oso y cómo ha sobrevivido donde no hay hormigueros. Pero me parece que nos trae un mensaje importante, que lo que parece improbable, casi imposible, es posible. Por eso he decidido adoptar un oso hormiguero en la Senda Verde y que se llame Pitita. 

Necesitamos buenas noticias por la salud emocional de los bolivianos. Para terminar esta década, cada uno de nosotros puede ser un actor de buenas noticias. Estoy comenzando un nuevo proyecto: buenas noticias para la salud. Pero no voy a abandonar el proyecto “Tónico para la Memoria” porque recordar la historia es bueno para no repetir los errores. El proyecto de Senda Verde nos muestra que es posible salvar también a Bolivia.
 
Fernando Patiño Sarcinelli es médico internista, oncólogo y fotógrafo.

96
1

Otras Noticias