Winston Moore

Johnson: Impone gobernar por decreto

viernes, 2 de octubre de 2020 · 00:09

    La economía británica ha sido una de las más afectadas por la pandemia del Covid-19 con una previsión de crecimiento del PIB real para 2020 que se estima en -10%, comparado con -4,5% a nivel mundial y -3,75% para los Estados Unidos. Esta es una mala noticia para el gobierno conservador del primer ministro Boris Johnson, quien en diciembre de 2019 consiguió una mayoría parlamentaria de 80 escaños, pero ahora la mitad de este número de miembros del parlamento (MPs) ha expresado disgusto con su liderazgo. El apoyo público a Johnson también ha caído del 70% en abril al 30% a finales de septiembre. 

La situación podría empeorar a medida que el acuerdo de transición posterior al Brexit con la Unión Europea termine el 1 de enero de 2021, cuando Gran Bretaña retome el control de sus fronteras, mientras Johnson afirma que esto liberará al Reino Unido para convertirse en un campeón mundial del libre comercio. Veamos como podría ocurrir esto.

El gobierno británico ha venido preparándose para esta eventualidad fusionando en diciembre del año pasado el Departamento de Desarrollo Internacional (DFID) con la Cancillería Británica (FCO), prometiendo además destinar el 0,7% del PIB -- equivalente a 22.700 millones de dólares Estados Unidos a la ayuda exterior. Sin embargo, la fusión FCO-DIFD enfrenta críticas dado el riesgo de mezclar y politizar la ayuda exterior con los objetivos comerciales. 

La FCO podría, por ejemplo, estar intentando compensar la pérdida de influencia de Gran Bretaña aprovechando el presupuesto de ayuda exterior para lograr acuerdos comerciales con países en vías de desarrollo. Pero los críticos señalan que las reorganizaciones efectuadas en el gobierno central conocido como Whitehall, rara vez han valido la pena, salvo la creación del mismísimo DFID, que resulto ser una historia de éxito ampliamente considerada, luego de su separación de la FCO en 1997 a raíz de una serie de escándalos. 

Los críticos también sostienen que los planes del gobierno no son creíbles, ya que el gobierno de Johnson viene desarrollado una reputación de incompetencia y permanente revertir de decisiones. El retraso de una semana para implementar una cuarentena con el propósito de hacer frente a la emergente pandemia del Covid-19 a finales de marzo, resultó en 20.000 muertes adicionales, que representan la mitad de las 41.000 personas fallecidas hasta principios de junio, según el profesor Neil Ferguson, del Imperial College de Londres. 

Los analistas también apuntan a un autoritarismo emergente, dado que la administración Johnson tiene preferencia de no consultar al parlamento, sino mas bien gobernar por decreto. Existe una emergente preocupación dentro de los medios de prensa, la opinión publica y los partidos políticos respecto la utilización de instrumentos estatutarios para combatir el terrorismo, abordar problemas de salud pública y la pandemia del Covid-19 en particular. 

El gobierno ha estado recurriendo a la Ley de Salud Pública de 1984 para emitir más de 200 instrumentos de este tipo para restringir algunas libertades fundamentales de movimiento y reunión sin debate parlamentario. Entre ellas figura la restricción de reuniones a no más de seis personas y la imposición de una multa de 10.000 libras esterlinas (12.900 dólares ) a las personas que no se autoaislen.

Cuando termine el período de transición del Brexit, el 1 de enero de 2021, toda la legislación de la Unión Europea transpuesta a la legislación del Reino Unido debe ser revisada y muchas cuestiones relativas al Brexit probablemente serán manejadas a través de instrumentos estatutarios. Esto se dará porque que el gobierno británico se ha vuelto adicto a gobernar por decreto, sin controles ni equilibrios ejercidos por el Parlamento. 

Los parlamentarios conservadores que expresan preocupación por el uso, por parte del gobierno, de poderes draconianos sin escrutinio parlamentario, están actualmente exigiendo votación en el parlamento con el propósito de debatir las nuevas restricciones Covid antes que éstas sean impuestas.
 
Winston Moore - consultor en comunicación.

 

 


   

6
6

Otras Noticias