Javier Torres-Goitia T.

Paz social o vivir de fuga o embestida

sábado, 24 de octubre de 2020 · 00:10

 El insólito triunfo electoral del MAS todavía no llega a ser bien asimilado por propios y ajenos. Un año antes, una de las más grandes movilizaciones sociales hizo huir al dictador que sabe muy bien por qué huyó, sin que nadie le disparara un tiro. El invento del golpe de Estado vino después, para ocultar su cobardía. Es cierto que ni la Policía ni el Ejército, después de varias escaramuzas, se atrevieron a enfrentar a una multitud desarmada, que en vez de palos o piedras tenía rosarios, biblias, pañuelos blancos y banderitas bolivianas. Ni el más desalmado asesino habría podido disparar contra jóvenes enfervorizados, mujeres valientes, niños y ancianos que no insultaban a los guardias, como es habitual; les pedían ayuda a nombre de la libertad y la paz social.

 Huido el jefe, surgió una división entre conciliadores y radicales masistas. Ganaron los conciliadores. Jeanine Añez fue reconocida como Presidenta constitucional. Eva Copa, elegida presidenta del Senado en lugar de la renunciante. Si las elecciones se realizaban en mayo, como estaba previsto, el MAS no habría podido postular siquiera y si lo hacía, no obtenía más de un 15% de respaldo. Pero vino la pandemia con todo su rigor, el gobierno provisional tomó las inevitables medidas impopulares como la cuarentena. La economía y la salud dañadas como en todo el mundo, desnudaron el rentismo y extractivismo masista con 70% de trabajadores informales y los hospitales en ruina, pero, paradójicamente, el MAS aliado al virus, sacó ventaja política.

 En el proceso electoral, las empresas encuestadoras que han mostrado admirable eficiencia, otorgaban al MAS un respaldo de alrededor del 30%. Un clamor general no escuchado por los políticos, demandaba unidad para ganar la elección con el 70%. Los indecisos fluctuaban entre 20 a 25%  y todos suponíamos que teniendo el MAS su voto duro sin vacilaciones, los indecisos eran sus oponentes, el voto útil  para vencer al MAS. Los propios masistas comprendían así la situación y amenazaban desconocer la elección si perdían y al parecer estaban resueltos  a iniciar una guerra civil como ya lo habían intentado antes. Pero los indecisos sorprendieron a todos votando por el MAS. Ahora estamos frente a una realidad cruda pero verídica: el MAS vuelve al gobierno.

 Sin embargo, Evo Morales no es el ganador. Hubo semanas que  dentro del MAS se sugería sustituirlo con otro jefe de campaña porque Evo era el  más deleznable blanco de ataque por sus abusos de poder y su irregular vida privada. Los nuevos gobernantes saben que ganaron la elección pero han perdido los dos tercios que ahora forman promisoramente las mujeres en el Senado. Además, todos están cansados de vivir de fuga o de embestida.

Soy médico no analista político, pero veo claramente que los indecisos apoyaron a Arce y Choquehuanca decepcionados del antagonismo suicida de los líderes democráticos y con angustia desesperada de vivir en paz. 

 En cuanto a la salud, la pandemia ha mostrado lo ineficaz del SUS y de todo el sistema reducido al asistencialismo segmentado, fragmentado, mal financiado, elitista, autoritario sin participación social que no sea la sectaria partidista, dedicado casi exclusivamente a combatir la enfermedad y desvinculado totalmente del desarrollo nacional. Una medicina tan reducida al curanderismo que optó por importar a precio de oro médicos cubanos convertidos por su gobierno en mercancía esclavizada.

 Felizmente, el doctor Aníbal Cruz, en su corto periodo ministerial, descubrió el negocio y lo suprimió muy oportunamente, recuperando además la dignidad profesional del médico. 

 La salud no es sólo ausencia de enfermedad, es el motor del desarrollo y su destinatario final. Su protección es la mejor inversión, la más rentable y la  que da contenido humano a la  política.  Ojalá el cambio de gobierno no signifique el retorno al retroceso con ministros acomplejados enemigos del profesional médico nacional y destructores  de la salud.

 La sociedad está cansada del culto a la personalidad, el abuso de poder, la ineficiencia, la propagación del vicio que destruye la virtud y como todo cambio involucra una esperanza, aspira a vivir en paz, tener empleo digno, un hogar saludable y un mínimo de bienestar sin fugas ni envestidas. Responder o no a esa aspiración es el desafío para el nuevo gobierno, y de su respuesta depende el porvenir nacional.

 

Javier Torres-Goitia T. fue ministro de Salud.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

37
11

Otras Noticias