Eduardo Berdegué PardoValle

Bananas made in the USA

jueves, 19 de noviembre de 2020 · 00:09

Como portador de una licencia para actividades de intermediación en la compra/venta de empresas en los Estados Unidos, tengo claro que estoy legalmente impedido a ofrecer asesoría de inversión en valores u otros instrumentos transables bajo pena de considerable sanción.

De un tiempo a esta parte, sin embargo, con imperturbable osadía y eludiendo apenas a los Federales, vengo recomendando a quien me escuche que es buen momento para invertir en cualquier cosa relacionada a los plátanos! Estoy convencido que la demanda por este extraordinario fruto y todos sus derivados crecerá exponencialmente en el mundo entero el momento en que se formalice la condición bananera del gran país del norte.

La evidencia, aunque circunstancial todavía, es contundente. El hecho es que en la actualidad el discurso político y, peor aún, el debate público en ese país está teñido de referencias otrora vinculadas casi exclusivamente a las consabidas republiquetas que hacían de cualquier mapa un verdadero mundi…

El presidente, un telegénico conductor de un exitoso programa de reality TV que alcanzó a gastar 70.000  dólares en el cuidado de su cabello pero sólo pagó 700 dólares en impuestos a la renta y que en el curso de los últimos años ha sumado millones de fanáticos, muchos armados hasta los dientes para defenderse del embate de corte marxista que, según ellos, representa el partido de la oposición, ha decido quedarse en el poder. Se ha declarado ganador de las elecciones a pesar de que su rival le lleva una ventaja de cinco y medio millones de votos en el sufragio general y casi sesenta en el Colegio Electoral, sui generis instancia intermedia entre la decisión popular y la elección oficial del presidente en ese país. 

En su afán de mantenerse en la Casa Blanca, el Presidente ha calificado de fraudulentas las elecciones, ha redoblado los virulentos ataques a medios de comunicación que han sido una constante durante su mandato, ha despedido de un tuitazo a su ministro de defensa porque se oponía al uso de las fuerzas armadas para reprimir protestas cívicas, ha alertado a sus militantes seguidores sobre la posibilidad de un golpe de Estado en su contra, y ha despachado a sus hijos a coordinar el contraataque legal con el que ha pretendido revertir la contundencia de su derrota.

Son los oficios de la democracia que sus creadores en la antigua Grecia no tenían posibilidad alguna de anticipar. Después de todo, a pesar de su estilo abrasivo, vulgar y mentiroso, el perdedor de las últimas elecciones en los Estados Unidos ha recibido más votos que cualquiera de los ganadores de todas las elecciones anteriores y casi diez millones más de los que él mismo recibió en el 2016. Su influencia no desaparecerá con el fin de su presidencia. Terminada la era Reagan, se consolida la era Trump del partido Republicano, con todo y sus platanales.

 

 Eduardo Berdegué PardoValle es escritor.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

15
52

Otras Noticias