Jaime Aliaga Machicao

¿Vale un Potosí?

viernes, 20 de noviembre de 2020 · 00:09

 El nuevo Presidente, en su discurso de inauguración, señaló que corregirán lo mal hecho en los 14 años, dando alguna esperanza. Como fueron ellos los que los iniciaron, se espera que los proyectos inconclusos o mal enfocados acaben de la mejor forma posible, o se reencaucen correctamente, para atenuar los efectos del supuesto despilfarro en elefantes blancos con poco análisis de factibilidad previo.

Me refiero a la planta de producción de cemento ubicada en la comunidad de Chiutara, en el departamento de Potosí, cuya construcción se inició hace ya varios años, con un crédito millonario proveniente de las reservas internacionales. 

En mayo pasado señalé en un artículo que si no se firmaba un convenio con YPFB para que permita que Ecebol  financie la construcción de 7 Km de gasoducto faltante, el consorcio contratado no reiniciaría actividades suspendidas desde noviembre. El avance al 2019 era de 97% en provisión de equipos, 95% en obras civiles y 60% en montaje electro mecánico. Sin ese tramo de gasoducto, sería difícil conseguir volúmenes mínimos para pruebas y no se podría llegar a la recepción provisional postergada desde febrero pasado.

Tengo la impresión de que poco ha cambiado desde ese entonces. En las semanas que estuve involucrado en el tema, hicimos todo lo posible para destrabar gruesos errores. Uno de ellos fue el haber firmado un contrato millonario para construir semejante planta y no haber garantizado la provisión de gas natural pese a lo comprometido desde el 2013. Después de años, no se puede contar con los volúmenes mínimos necesarios como para que, algún día, la planta entre en funcionamiento. Tampoco se había hecho nada para completar los 7 Km de gasoducto entre Karachipampa y la planta. 

Ecebol completó la construcción del Puente de Regulación y no había señales para completar dicho tramo. Enviamos un bo rrador de acuerdo a YPFB para que ésta permita que Ecebol financie y construya el tramo faltante, pero,  al parecer, a noviembre 2020 no se habría conseguido que YPFB firmara ese acuerdo. 

Para poder recibir la planta y comprobar su idoneidad técnica, se requiere gas natural para efectuar pruebas. Para ello, y por un lapso de diez días, se requerirían al menos 8 mmpc/día. Con las limitaciones del gasoducto Sucre Potosí, en diámetro y por tanto volúmenes, y a sabiendas de que la fundición y la turbina de Karachipampa no utilizarían los volúmenes asignados, y tomando en cuenta la megasobre oferta de energía eléctrica en el Sistema Interconectado Nacional, se propuso estudiar la posibilidad para que por lo menos, por esos diez días, la planta generadora de Aranjuez en Sucre ingrese en mantenimiento, deje de consumir el volumen de gas asignado y, sin afectar el consumo industrial y doméstico de Potosí, se permita efectuar dichas pruebas y se pueda llegar a la recepción provisional de la planta. 

Con ese convenio firmado se reiniciarían las tareas y se habría completado la provisión de equipos, construcciones civiles y montaje electromecánico faltantes. Faltará luego la gestión de materias primas, cerca de 5.000 toneladas para producir 3.000 toneladas de cemento para cuando se resuelva la construcción de un nuevo gasoducto hacia Potosí, si se contara con las reservas de gas natural adecuadas. Sólo así la planta  podrá operar al menos a un 60% de capacidad ya que requiere entre 8 a 11,5 millones de pies cúbicos diarios de gas.

En su momento, podría haberse cambiado el sistema de combustión por otros alternativos, o pudo haberse modificado la capacidad de la planta, o convertirla sólo en molienda de clinker de  Oruro, pero cualquier modificación a estas alturas, será mucho más onerosa.

Son consejos a la nueva administración gubernamental, para darle sentido a semejante inversión. Los intereses del préstamo van sumando y el período de gracia vencerá en cualquier momento. Para ello, no basta que algún dirigente haya ido y vuelto a pie de Potosí a Chiutara una y otra vez; se requerirán profesionales calificados que además de dominar la industria del cemento, conozcan de los sistemas de gas natural y energía eléctrica en el país. 

Y que además sean capaces de proponer y gestionar las decisiones técnicas y legales más apropiadas, las que incluso podrían pasar por romper el contrato con el consorcio internacional, con las consecuencias subsecuentes: vender la planta 0 Km a terceros o convertir Ecebol en empresa mixta. Ojalá para el próximo 10 de noviembre haya mejores noticias para Potosí. 

Este caso es un llamado de atención a los que se animan a tomar decisiones políticas sin compasión por lo técnico y legal y sobre todo por los recursos públicos.

   
Jaime Aliaga Machicao es ciudadano boliviano.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

20

Otras Noticias