René Zeballos C.

Somos eternos aprendices

martes, 22 de diciembre de 2020 · 00:08

Aunque no nos demos cuenta, algo que aprendemos de manera permanente a lo largo de la vida es a comunicar y a comunicarnos. Algunos ejemplos que demuestran esto son el interés de las personas adultas mayores por saber el manejo de las modernas tecnologías digitales para contactarse con familiares y amistades; el uso inmenso de las herramientas de comunicación virtual que profesores, padres de familia y estudiantes tuvieron que aprender a hacer para su interacción educativa producto de la pandemia; o el nuevo modo de contacto personal cara a cara que, con barbijo y alejados físicamente, estamos obligados a tener, instante en el cual desplazamos involuntariamente la riqueza expresiva de todo el rostro a la sola exposición de los ojos y de la mirada. En estas y en otras circunstancias, siempre estamos aprendiendo a comunicarnos.

Desde la primera infancia vamos consiguiendo las habilidades para la comunicación. De niños se tiene el hábito de usar un lenguaje directo y franco, lo que lleva muchas veces a pasar momentos de apuro a los adultos. A medida que vamos creciendo, vamos también aprendiendo y practicando las denominadas competencias o capacidades comunicativas, que nos indican que no basta manejar un idioma o lenguaje sino que debemos saber cuándo y a quién o a quiénes debemos expresar algo, y cuándo y a quién o a quiénes no, o cómo debemos decir algo y cómo no. Este aprendizaje lo obtenemos normalmente en el desarrollo de nuestra vida diaria; no en clases, cursos o actividades similares.  Igual, a pesar de lo aprendido y de la edad que tengamos, con cierta frecuencia tropezamos en nuestra comunicación, lo que a veces nos llega a pesar mucho.

Nuestro aprendizaje en comunicación sobre todo va a saber comunicar o expresar y no tanto a escuchar, leer o poner atención a lo que se nos dice, hecho que a la larga puede convertirse en un gran obstáculo comunicativo. Para tener una comunicación apropiada ha de ser siempre bueno también aprender a atender y comprender los mensajes cuando otras personas se comunican con nosotros.

Con la aparición y el uso intenso de las tecnologías digitales se dan mayores oportunidades para comunicarnos, pero para ello precisamos cumplir con otro aprendizaje previo: es urgente saber manejar estas herramientas de la manera más autónoma. En la comunicación personal, el contacto es al instante y de la manera más directa; con los recursos digitales tenemos otras valiosas alternativas comunicativas. El riesgo de estar mediados por las tecnologías o de no saber manejarlas apropiadamente es que podemos caer en no comunicar lo que deseamos o en no comprender con exactitud lo que se nos dice. Eso también tiene sus consecuencias.

En los esquemas clásicos de comunicación estaban relacionados el saber hablar con el saber escuchar y el saber escribir en palabras con el saber leerlas. Con las tecnologías digitales, estos fundamentos han quedado en cuestión porque el lenguaje que ha asumido gran importancia es el audiovisual, por lo que ahora también se hace necesario saber “decir o escribir” en audiovisual y saber “escuchar y leer” en audiovisual. Afortunados los que han desarrollado más capacidades comunicativas con las tecnologías porque tienen más oportunidades de comunicación. La realidad demanda que la ciudadanía deba desarrollar capacidades comunicativas, tecnológicas y mediáticas, incluso como parte de su derecho a la comunicación.

No siempre nos comunicamos por gusto sino también por obligación, pero nos comunicamos. Todos precisan comunicarse y ser atendidos en lo que comunican. La comunicación hace que nos desarrollemos como seres humanos, nos vincula socialmente, es el sustento de procesos como la educación, e incluso hace que conozcamos a los demás y que se nos conozca, porque lo que expresamos y cómo lo hacemos devela buena parte de lo que somos. La comunicación nos da vida y no podemos vivir sin comunicación; por eso, somos eternos aprendices de la comunicación.

 

René Zeballos C. es comunicador social.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

13
2

Otras Noticias