Jhanisse Vaca Daza

Balance del 2020 desde la sociedad civil

miércoles, 23 de diciembre de 2020 · 00:12

Hay dos grandes lecciones que deja el 2020 para los jóvenes que intentamos generar cambios positivos para el país las desde sociedad civil: altruismo radical y autocrítica. Las experiencias de una pandemia desastrosa y una crisis política profunda nos han enseñado que el activismo, para ser verdaderamente constructivo, debe elevarse a la altura suficiente para superar los retos del 2020. No es suficiente saber a qué nos oponemos, sino conocer y amar a la totalidad del país por el que trabajamos. Por más que nuestra causa sea exclusiva a un sector de la sociedad o región de Bolivia, nuestras acciones tienen consecuencias que afectan al conjunto del país. Esa visión que al final del día busca el beneficio y la unidad de todo Bolivia puede generar la reconciliación que ningún partido político ofrece en este momento.

El altruismo radical se vio en numerosas iniciativas de ciudadanía que surgieron al inicio de la pandemia y se mantuvieron hasta ahora. Numerosas campañas como Pañuelos Blancos, Solidaridad Puerta a Puerta, Plato Lleno, Alas Chiquitanas y más llevaron comida donada por la ciudadanía a sectores afectados por las restricciones de circulación y trabajo. En el caso del movimiento que formo parte, Ríos de Pie, también trabajamos en movilizar donaciones de alimentos y equipo médico a distintas ciudades y comunidades rurales del país. 

El motivo por el que este tipo de altruismo merece llamarse “radical” es porque cada persona que se movilizó para llevar a cabo este trabajo lo hizo con la consciencia de que arriesgaba su propia salud en un país, cuyos hospitales no estaban listos para afrontar la pandemia. Lo sabíamos de primera mano, porque vimos en persona las condiciones con las que trabajaba el personal médico. Las personas que hicieron trabajo voluntario durante esta pandemia, en su mayoría jóvenes, demostraron el verdadero espíritu de solidaridad y altruismo radical que sí existe en Bolivia y muchas veces olvidamos. Ahora que el 2020 llega a su fin, debemos darnos un momento para agradecerles. Estos son los actos que elevan nuestra humanidad.

La autocrítica, por su parte, es la única forma en que las crisis de este año pueden traer algo positivo. En las palabras de Luther King: Debemos exigirnos en comportamiento y valores, como comunidad, estar a la altura de los derechos que pedimos. La autocrítica debe ser ya no un elemento necesario en este momento postelectoral, sino un modo de vida constante para actores políticos nacionales. 

Nuestra crítica debe ser tan dura y rápida para reconocer racismo en nuestras propias acciones y palabras, como lo es para reconocerla en autoridades opositoras. Nuestra crítica debe ser tan aguda y específica para reconocer caudillismo dentro de nuestros propios grupos, como lo fue para reconocerlo en los últimos dos presidentes. Nuestra crítica debe ser tan cruda para exigir responsabilidad a nosotros mismos y reconocer nuestros propios errores, como lo fue para repartir culpas a derecha e izquierda cuando las elecciones terminaron. Sólo así podemos empezar a ponernos en los zapatos de quienes están en desacuerdo con nosotros para empezar a encontrar puntos en común. 

Esa búsqueda de encuentros es necesaria para salir de la crisis social en la que aún estamos. En las palabras de un amigo muy preciado: “En este momento, la autocrítica es la promesa del futuro boliviano”. 

Ambas lecciones, altruismo radical y autocrítica, refuerzan valores que aún hacen falta en nuestra sociedad: solidaridad y humildad. Es inevitable preguntarse cuán distintos habrían sido los últimos años de Bolivia si líderes políticos de todos los partidos hubieran practicado más estos valores. Pero es aún más importante hacer esta pregunta ahora que sí tenemos la oportunidad de cambiar nuestro comportamiento en función a las experiencias del 2020: ¿qué tan distinto puede ser el 2021 si lo afrontamos con solidaridad y humildad?

 

Jhanisse Vaca Daza es activista de derechos humanos y noviolencia, cofundadora de Ríos de Pie.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

30
9

Otras Noticias