Juan Manuel Contreras Cardozo

Los tres problemas más importantes de Bolivia

lunes, 28 de diciembre de 2020 · 00:09

Mi padre una vez compartió conmigo un refrán del ensayista estadounidense H.L. Mencken: “Para cada problema complejo hay una respuesta clara, simple, y errónea.” Pero la verdad de este refrán no quita la urgencia de enfrentar problemas complejos y la necesidad de tener que simplificarlos para identificar, evaluar, y priorizar posibles soluciones. Estas soluciones no van a ser del todo completas o siempre correctas, pero con esmero, suerte, y su actualización periódica, serán pasos importantes para enfrentar los problemas que intentan abordar.

Con este fin y al empezar este nuevo año deberíamos tratar de aclarar cuáles son los problemas más importantes que enfrenta Bolivia. Considero  que hay tres problemas de mayor importancia que, en conjunto, abordan y explican la mayor parte de nuestras dificultades. (No incluyen a la actual pandemia, pero su resolución nos ayudaría a lidiar con la próxima pandemia.)

Primero, la falta de diversificación de nuestra economía. Según el Índice de Complejidad Económica del Harvard Growth Lab, nuestra economía ocupa el puesto 115 de 133 países estudiados. La falta de diversificación nos hace dependientes del acceso a y la volatilidad del precio de pocos recursos naturales. Cierta dependencia es necesaria en un mundo globalizado, pero el grado de dependencia que tiene Bolivia impide su desarrollo económico y una integración más sana a la economía mundial.

Segundo, la informalidad de nuestra economía. Según el Fondo Monetario Internacional, Bolivia tiene la economía más informal de 158 países estudiados. Esta informalidad es un lastre en nuestra economía que afecta a los trabajadores (con ingresos menores y más variables y con menos protección laboral), los negocios (con mayores riesgos económicos y menor acceso a servicios financieros), y al país en general (reduciendo la captura de impuestos para financiar servicios sociales).

Finalmente, la falta de acceso a la educación formal. Según el Índice de Educación de las Naciones Unidas que mide la escolaridad de un país, Bolivia ocupa el puesto 113 de 187 países estudiados. La falta de educación formal reduce las oportunidades laborales y los ingresos de la población. Esto es especialmente problemático cuando la digitalización de la economía y la creciente importancia de la tecnología hacen de los recursos humanos de un país una ventaja competitiva importante.

Pero el punto no es que estos sean los tres problemas más importantes del país o que deberíamos limitarnos a tres problemas, sino que debería haber una conversación y reflexión nacional sobre cuáles son los problemas que merecen ser priorizados porque tienen el mayor impacto en nuestro desarrollo y bienestar social, económico, y humano. Y en esto el liderazgo cívico y político de nuestro país —tanto a nivel local como nacional— tiene la responsabilidad de ayudarnos a facilitar y dar forma a este diálogo, sintetizar los problemas de una ciudadanía diversa, contribuir su experiencia política, y fomentar consenso en identificar los problemas más importantes.

Ya con prioridades más claras, mucha de nuestra interacción cívica y democrática se hace más fácil y eficiente. La ciudadanía se puede enfocar en exigir de sus candidatos políticos soluciones a estos problemas. Los políticos y gobernantes pueden priorizar plataformas y políticas que enfrentan estos problemas. Y la ciudadanía puede juzgar a los políticos por su (in)habilidad de hacer un progreso razonable resolviendo estos problemas.

Es cierto que los problemas complejos no tienen soluciones simples. Pero reducir la complejidad abrumadora de la vida en un esquema más simple y manejable es necesario para generar progreso enfrentar nuestros grandes problemas. Quizás no le acertemos de principio y tendremos que actualizar nuestras prioridades periódicamente, pero el proceso de simplificar nos ayudará a clarificar quiénes somos como país y a dónde queremos ir para el beneficio de nuestra gente y en la historia de la humanidad.

Juan Manuel Contreras Cardozo  es psicólogo social.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

28
4

Otras Noticias