C. Augusto Díaz Villanueva

¿Los jóvenes a las listas?

miércoles, 30 de diciembre de 2020 · 00:09

No puede negarse que la masiva participación de los jóvenes ha marcado los últimos acontecimientos políticos. Esto no sólo se evidenció en los dos últimos procesos electorales, sino también en los conflictos sociales que derivaron en los principales tramas políticos de los últimos 15 años. La marcha por el Tipnis, el referéndum del 21 de febrero de 2016 y el fracasado intento de aprobar un nuevo código penal son muestra de un nuevo aliento generacional a la política. 

No obstante, dicha participación no se ha traducido en una efectiva contribución de los jóvenes en la discusión y elaboración de la política pública, ni su intervención en la toma efectiva de decisiones. Es más, tal interés en el acontecer político ha sido canalizado por los actores tradicionales en, a mi criterio, una falsa institucionalidad.

La creación de consejos departamentales y municipales de la juventud y otras instancias similares, en muchos casos, más allá de constituir un nuevo espacio burocrático, son una forma elegante de excluir a los jóvenes de la toma de decisiones y por ello asumir obligaciones.

Puede ser que dichos espacios, en el mediano plazo, sirvan para identificar a potenciales líderes para que luego sean parte de espacios políticos;  empero, si fuera así, la participación política juvenil tendría un obstáculo más que afrontar, en vez de tener las mismas posibilidades que cualquier otro grupo generacional.

Entender la participación de los jóvenes en el acontecer político implica entender la necesidad implícita de hacernos y hacerlos partícipes de política pública. No sólo por su densidad demográfica, sino por ser, entre otras situaciones, los más afectados con el desempleo; por tanto, quienes cargan y cargarán a futuro otros problemas sociales. Ser parte del conflicto político implica un descontento y para que deje de haber tal debe existir una propuesta o al menos voz que intente resolver el mismo. 

Y los conflictos en política, a pesar de las menudencias técnicas, terminan siendo resueltos en la toma de decisiones y quienes participan en ellas resultan ser quienes son elegidos por voto popular. Ahí la importancia de la presencia de los jóvenes en las listas. Quienes no quieran resolver esos conflictos; quienes no puedan entender esa parte del acontecer político, optarán por lo contrario.

Por otro lado, las organizaciones políticas que sepan leer este aspecto de la coyuntura, más allá de los caudillismos, ingresarán jóvenes a sus listas de candidatos a concejales y asambleístas, no como mera cuota generacional, sino como el intento de iniciar el diálogo con un sector activo  cada día más descontento con la política.

 

C. Augusto Díaz Villanueva es un joven político, abogado de profesión. 
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

11

Otras Noticias