Juan Antonio Morales

La inserción de Bolivia en la economía internacional

miércoles, 12 de febrero de 2020 · 00:09

La semana pasada el licenciado Gabriel Loza Tellería presentó su libro El nuevo proteccionismo: Trump, Brexit y Bolivia en la UCB. Loza recorre con gran competencia la teoría clásica del comercio internacional y nos proporciona una revisión de las teorías modernas. Además, Loza ha tenido la paciencia de revisar los intríngulis de los acuerdos entre Estados Unidos y la China, y lo que se vislumbraba, cuando escribió el libro, de lo que podía pasar con el Brexit.

Su revisión de las teorías modernas de comercio internacional es especialmente interesante. Un comercio internacional que es de más en más de bienes intermedios, partes y piezas, insertos en cadenas globales de valor, que de productos terminados. Un comercio internacional de tareas, tasks en inglés, y de servicios, donde no hay intercambios físicos sino más bien de ideas y de tecnologías. 

El comercio internacional actual está muy lejos, salvo tal vez para las materias primas, de ser de competencia perfecta, con muchos productores y muchos consumidores, en el que todos ellos son tomadores de precios; es decir, que no tienen suficiente poder (de mercado) para hacerlos variar. En realidad, este  comercio internacional es de acuerdos de comercio preferente entre pares de países o grupos de países.

El comportamiento de los países, especialmente de los más grandes, es estratégico en el sentido de que sus medidas apuntan a alterar las condiciones de competencia, más que a competir con reglas dadas. Entre paréntesis, las normas que se habían fijado para el comercio internacional como el de la Nación Más Favorecida y la misma Organización Mundial del Comercio parecen estar pasando a la ventanilla de objetos perdidos. El multilateralismo parece estar en retirada.

Más lamentable todavía, el neoproteccionismo de Trump, que utiliza a la política de comercio exterior como arma de disuasión, apoyándose además en consideraciones de seguridad nacional. La China, por su parte, no tiene un comportamiento angelical. Por ejemplo, se abanica en los derechos de propiedad intelectual. Loza examina en gran detalle las batallas comerciales de estos luchadores de sumo obesos. 

En las últimas, sumamente interesantes, secciones del libro se analizan los temas de la inserción internacional de Bolivia. Creo que ellas son un buen punto de partida para una discusión amplia. Ahora que se nos están acabando los hidrocarburos y que se cierne la amenaza de que la principal empresa minera del país cierre sus actividades en un futuro próximo, tenemos que pensar en qué y cómo vamos a participar en el comercio internacional. El litio es prometedor pero su pleno desarrollo tomará todavía tiempo  y además está plagado de dificultades técnicas y, sobre todo, políticas. 

El gran desafío estructural para los próximos 25 años es justamente el de la inserción internacional. La autarquía no es una opción para un país pequeño como el nuestro  y la política mercado-internista del anterior Gobierno solamente nos ha hecho perder tiempo.

  Se ha de esperar que sea el sector privado el que tome el guante del desafío, pero a los gobiernos les corresponderá apoyar con una infraestructura dura, caminera, ferroviaria, fluvial, aérea, de fuentes energéticas y  de acceso, rápido y barato, a las telecomunicaciones, incluyendo internet. Deberán proporcionar también una infraestructura blanda de acuerdos comerciales, tipos de cambios flexibles, impuestos, aranceles, y regulaciones medioambientales. Les corresponderá también a los gobiernos dar pautas para esa inserción y servir de guía. Tendrán la enorme responsabilidad de ofrecer al país un plan para la infraestructura dura e ideas para la infraestructura blanda, siguiendo las mejores prácticas internacionales.

El país, mediante sus instituciones especializadas y sus universidades, tiene que hacer un buen seguimiento del muy fluctuante entorno internacional. No podemos darnos el lujo de ignorarlo  a la vez que  tenemos que mejorar nuestra capacidad de predicción de sus tendencias.

 
Juan Antonio Morales es profesor de la Universidad Católica Boliviana y expresidente del Banco Central de Bolivia.

42
4

Otras Noticias