Jhannise Vaca Daza

¿Dónde estamos?

miércoles, 19 de febrero de 2020 · 00:12

“Cuando la mitad del país se quemaba y mis amigos arriesgaban su vida por apagar un incendio con un gobierno que nos tapaba la boca y no nos dejaba pedir ayuda, ¿ustedes dónde estaban?”. Mi intención con esta pregunta ante la sesión de la OEA en diciembre pasado era exponer la hipocresía de una comunidad internacional que le ha fallado a los valores de democracia y libertad sobre los que dice fundarse, y que ha ignorado a nuestro país por cuanto tiempo le fue conveniente. Y aunque la pregunta fue apropiada y necesaria para humanizar a Bolivia frente a la comunidad internacional, siento que hoy toca hacernos la misma pregunta nosotros mismos. En este proceso de transición hacia la democracia que definirá la historia de nuestro país, ¿dónde estamos?

Sí, la comunidad internacional le falló y le falla aún a Bolivia, pero es importante saber siempre que nuestra democracia no depende de ellos, sino de nosotros. El verdadero poder está en los ciudadanos bolivianos, lo estuvo en los 21 días de resistencia y aún hoy lo está. El movimiento del que soy parte, Ríos de Pie, enfatizó siempre el hecho de que la comunidad internacional podría ser un importante aliado en la lucha por la democracia, pero quienes debemos defender nuestra libertad somos nosotros mismos -y hasta le hicimos memes a Almagro en el proceso de explicar esto-. 

Si vamos a rescatar algo del periodo de las pititas debe ser esta verdad: el empoderamiento ciudadano es el antídoto más fuerte contra cualquier dictadura. En esta época de transición ese empoderamiento no debe diluirse en función al periodo electoral, sino aumentar en función de los ciudadanos organizados. En ese sentido, toca reflexionar sobre dónde estamos y de dónde venimos: ¿Estamos levantando aún los valores que juntaron a miles de personas en cabildos nacionales el pasado octubre?, ¿qué pasó con la abrogación del decreto 3973 y otras medidas por las cuales se activaron las protestas?

Nuestra actual transición a la democracia nació de la mano de un pedido ambientalista y se debe al mismo. El daño que sufrió Bolivia a manos del autoritarismo del MAS no sólo fue un daño a las libertades humanas, fue un daño que afectó a ecosistemas. Qué poca responsabilidad tienen de nuestras pobres decisiones políticas. 

Sin embargo, el liderazgo político del país parece estar olvidando esos pedidos y, nuevamente, sólo la sociedad civil organizada continúa siendo la defensora principal de nuestro medioambiente: la semana pasada 26 organizaciones publicaron una carta pidiendo públicamente al Gobierno la abrogación de leyes de quemas y desmontes de bosques. ¿Por qué no es éste un pedido central de los actuales candidatos? ¿No le fallamos a nuestros propios valores como sociedad al olvidar estos pedidos que fueron fundamentales en octubre del año pasado? 

Como activista joven he escuchado muchas veces a viejos lobos de mar decirme que la sociedad boliviana no tiene memoria, que es iluso en nuestro país pedir coherencia o ética en política. Me rehúso a aceptar eso y perder la fe en mi propia gente. Yo sé que mi generación tiene memoria y valentía, lo demostramos en los bosques chiquitanos y en las calles, y la veo en la sociedad civil movilizada por la defensa del medioambiente. 

En este momento de transición, en el que es posible replantearse muchos aspectos de la política boliviana, no debemos permitir que los pedidos medioambientales queden olvidados. ¿Dónde estamos ahora nosotros los bolivianos, nuestra conciencia y nuestros valores, después de todo lo que hemos pasado? Estamos en el momento de reconstruir la democracia y cómo la entendemos desde abajo, de exigir un cambio estructural que también contemple la defensa del medioambiente como prioridad.

Estamos en el momento perfecto para asegurarnos que nunca más nadie, sufriendo las consecuencias de errores políticos de generaciones pasadas, tenga que reclamar entre lágrimas, preguntando dónde estábamos nosotros.

 

Jhanisse Vaca  Daza es activista de derechos humanos y no violencia, cofundadora de Ríos de Pie.
 

247
41

Otras Noticias