Jorge Patiño Sarcinelli

Por qué votaré por Samuel

jueves, 20 de febrero de 2020 · 00:09

Nos acercamos a una elección crítica. Las opciones son todas imperfectas con mucho, pero es lo que hay. Las campañas, los debates y los programas de gobierno ayudan en la decisión, pero pecan de los sesgos consabidos. 

En la encrucijada, los articulistas podemos enriquecer la reflexión a un nivel de síntesis apropiado para la recta final. Ya lo hicieron otros; ojalá que haya más. Aquí lo mío.

En primer lugar, hay una razón estratégica que debe orientar el voto. Las encuestas y las bolas de cristal sugieren que el primer lugar en la votación lo tendrá el MAS con más o menos un tercio de los votos, y que, en consecuencia, la antes oposición deberá establecer la ansiada unión en la segunda vuelta. Egos e intereses impiden que esto suceda en la primera.

En este escenario, llegará a la Presidencia la fórmula que salga segunda en la primera vuelta. Esto hace que los que se oponen al MAS deban apuntar bien entre estas opciones; cada voto suma (y resta).

El MAS ya ha robado, mentido y destruido demasiado, y mientras mantenga a Evo de jefe y excluya a demócratas como Eva Copa, sólo ofrece un retorno a la deriva crecientemente corrupta y autocrática de su pasado gobierno. 

La única opción de izquierda no es potable, y en este momento de crisis, cuando se ha visto que el lobo del pueblo puede también ser el pueblo, más importan capacidades que ideologías. El eterno enemigo público es el bicéfalo estupidez con corrupción, venga como venga disfrazado, de izquierda o de derecha.

Hay tres candidaturas con posibilidades reales de ser segundas y llegar a la Presidencia en la segunda vuelta: Áñez, Camacho y Mesa. Los tres ponen a Dios por encima de todas las cosas -pero esperemos que pongan al Estado por encima de su Iglesia- y empatan en haber dicho un día que no serían candidatos. Que tire la primera piedra el candidato que no haya prometido en falso.

Camacho es el menos deseable de los tres. Mostró arrojo en las jornadas de las pititas, pero a los aventureros se premia con la gloria, no con la corona. Él podría haber pasado a la historia por su gesta, pero la euforia y los amigos le han hecho creer que podría ir más lejos. Ya ha demostrado que no da para tanto.

Su vice no suma. Está bien para la foto y, por lo ya visto, será usado como Goni usó a Cárdenas, aunque esperemos que Pumari muestre más firmeza y capacidad. El país necesita gente como él, pero no como viene esta vez, buscando un atajo prematuro. 

Carlos Mesa tiene la suerte de poder escribir mañana lo que hace hoy, y lo pierde la tentación de reescribir. No ha sido un buen presidente y nada hace pensar que ha corregido sus debilidades; su programa de gobierno es una fantasía inteligente y su incapacidad de negociar una fórmula electoral atractiva -¿Pedraza?- hace temer por las alianzas necesarias en la próxima legislatura. Su presidencia no sería una página ejemplar de la historia.

Se ha criticado a Añez por usar la posición que le obsequió la historia y la tarea que le encomendó el país como trampolines para la candidatura. Me sumo a esa crítica; hizo mal, y hace peor persiguiendo con saña y manchando la imagen de la transición, pero a alguien hay que perdonar. En todo caso, si fuera sola no votaría por ella.  

Ahí entra Samuel. De él yo no tendría un póster en casa, pero es el único grande que ha cedido ego para sumar a otro. Hay en eso más lucidez que desprendimiento, pero como están las cosas, ya vale. De todos, es el más capaz para manejar la economía cuidando lo social y lo político. Sería sensato que le den el espacio necesario.

En suma, a pesar de mis temores a que haya mucho Añez y poco Samuel, al rebrote de la intolerancia, a que la Biblia pese demasiado y a la influencia de intereses económicos, dadas las opciones, el binomio Añez-Samuel es el que mejores posibilidades tiene de conducir el país en el difícil camino que implicará su recuperación democrática y económica. 

¡Qué mejor que sea con una mujer a la cabeza! Es hora.

Jorge Patiño Sarcinelli es matemático y escritor.

131
187

Otras Noticias