Waldo Albarracín Sánchez

Cambalache político en Bolivia

domingo, 23 de febrero de 2020 · 00:09

Cuando en 1934, Enrique Santos Discépolo compuso el tanto Cambalache  para que formase parte de la banda sonora de la película El alma del bandoneón, no se imaginó que su obra se convertiría en una especie de protesta contra los mecanismos de corrupción promovidos o solapados desde las instancias de poder  en todo el continente americano; tampoco que la obra de marras, 96  años después, se  viera fielmente retratada en la realidad político social de Bolivia.

El autor describe con certeza la cultura de la corrupción estructural de la sociedad, la misma que se torna más peligrosa en las élites políticas. Cada estrofa describe de manera coincidente el comportamiento individual y colectivo de la gente, anticipándose a lo que cerca un siglo después se suscitaría en nuestro país. 

Que siempre ha habido chorros, maquiavelos y estafaos: pregunten a los políticos bolivianos de diferentes generaciones, incluidas las actuales, son ladrones de cuello blanco, previa planificación precisamente maquiavélica de sus fechorías e impunes frente a un sistema judicial cómplice de sus inconductas. 

Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio, chorro, generoso estafador. Todo es igual, nada es mejor, lo mismo un burro que un gran profesor. Esta parte encaja perfectamente en el comportamiento de los que ostentaban y ostentan poder. Por 14 años tuvimos un Presidente enemigo de la lectura, la educación y la formación intelectual, desplazando groseramente a la meritocracia de las funciones públicas; lo importante era que sea del partido o funcional al gobierno. 

Los grupos de magistrados, fiscales y personal de la administración pública valen más por el grado de subordinación al poder de turno que por sus méritos profesionales. Tenemos un Ministerio Público que aún no asimiló el rol de defensa de los intereses de la sociedad y se convirtió en instrumento de represión política o de protección de delincuentes privilegiados. Así como un abanico de jueces que están más interesados en acumular fortuna poniendo precio a sus fallos judiciales.

Los inmorales nos han igualao… Igual que en la vidriera irrespetuosa de los cambalaches, se ha mezclao la vida y herida por un sable sin remache ves llorar la Biblia junto a un calefón. De la forma más abusiva se llegó al extremo de utilizar la Biblia como escudo para preservar sus intereses propios, mezclando de manera impertinente la causa sagrada con la avidez de poder. 

El que no llora no mama y el que no afana es un gil…  No pienses más sentate a un lao, que a nadie importa si naciste honrao.  La honestidad en la política hoy es un defecto, el pragmatismo sustituyó a la ética y el altruismo; los candidatos a la Presidencia para las próximas elecciones no tuvieron ningún escrúpulo de desdecirse, comprometiéndose  a no postular para luego hacerlo o el caso más extremo del anterior Presidente, que nos llevó a un referéndum y después desconoció su resultado porque  le fue adversos, todó con el afán de eternizarse en el poder.

Es lo mismo el que labura noche y día como un buey, que el que vive de los otros, que el que mata o el que cura o está fuera de la ley. No exagero cuando afirmo que entre autoridades del presente y el pasado hay peligrosos ejemplares, cuyo único objetivo de vida radica en el enriquecimiento ilícito. El poder político les permitió y seguirá permitiendo delinquir impunemente, ocasionando que la sociedad civil no advierta la diferencia entre la persona honesta y el delincuente privilegiado.

 La clase política boliviana es la principal enemiga de nuestro pueblo, pero éste no pierde la esperanza de que entre los que aspiran a llegar al poder se encuentren los mejores elementos humanos (honrados, honestos, solidarios y capaces). Necesitamos extinguir la cultura de los privilegios y la delincuencia de élite para sustituirla por la de la transparencia y la ética.

                             
Waldo Albarracín Sánchez es miembro del Consejo Nacional de la Democracia.

89
4

Otras Noticias