María Teresa Nogales

Alimentación y abastecimiento en tiempos inciertos

jueves, 19 de marzo de 2020 · 00:11

Frente a nuevos escenarios vinculados a la llegada y propagación del Covid-19 al territorio nacional, el Estado ha adoptado una serie de medidas para velar por la salud pública. Tomando en cuenta la obligación del Estado de garantizar el derecho a la alimentación, estipulado en el Art. 16 de la CPE vigente, ha sido muy apropiada la conformación del comité de abastecimiento (lunes 16 de marzo). 

Este primer paso señala una predisposición de tomar acciones que garanticen la disponibilidad de alimentos en el territorio nacional. Sin embargo, en momentos de contingencia, es necesario ir más allá de participar y dotar recursos de emergencia al empresariado privado (únicos actores que han sido convocados hasta el momento) para garantizar disponibilidad de alimentos a lo largo y ancho del territorio nacional. 

A nuestras nuevas autoridades damos a conocer que existen instituciones de corta, mediana y larga data con vastos conocimientos acerca de las condiciones y necesidades de nuestros sistemas alimentarios. Por ello, es imprescindible la participación de: 

1. Productores nacionales: los y las agricultoras que se dedican a la producción de alimentos de la canasta básica familiar. Las centrales campesinas deben estar presentes e involucrados en el diseño de cualquier estrategia que involucra al sector productivo. Así también entidades como la Cioec y Aopeb que han dedicado su labor a apoyar a productores, fomentar el desarrollo de circuitos cortos y mucho más.  

2. Sindicatos de transporte: sector que tiene los conocimientos y las habilidades para navegar por nuestra deficiente infraestructura caminera para llegar hasta nuestros mercados desde cualquier región. 

3. Federaciones de gremiales: conjunto de personas que, día a día, garantizan que operen nuestros centros de abasto y que la ciudadanía cuente con alimentos a su alcance. ¿Y qué más importante que mediante su participación se pueda reforzar esfuerzos locales centrados en evitar la especulación y el agio? 

4. Empresas estatales, Emapa, EBA, etcéra. Estas instancias se dedican específicamente al rubro alimentario y cuentan con un sinfín de personal capacitado, capacidades logísticas, contactos locales y lecciones aprendidas que serán uno de los insumos más importantes en el proceso de planificación y posteriormente el despliegue de acciones. 

5. Autoridades temáticas e instituciones locales: entidades que han estudiado a profundidad el estado de los actores y sectores que aún proveen alimentos en Bolivia. Sus conocimientos son imprescindibles para la asignación de recursos y el diseño de estrategias que respondan a determinadas precariedades y realidades nacionales.   

Frente a una dependencia a la importación de cerca del 70% de nuestros alimentos es importante pasar del dicho al hecho en lo referente a las acciones de planificación e inversión productiva. Ciertamente, es momento de realizar un trabajo en conjunto para velar por el bienestar de todas y todos los bolivianos. Por ello, estamos todos a la disposición de nuestro país.

 
María Teresa Nogales es politóloga y representante de Fundación Alternativas.

10
3

Otras Noticias