Jaime Oscar Tapia Claros

Momento decisivo

sábado, 21 de marzo de 2020 · 00:10

Nuestra historia ha atravesado por momentos decisivos, que han significado profundos cambios de rumbo y no muchos renunciamientos.

Hoy nos encontramos en un momento verdaderamente crítico luego de haberse escrito una de las páginas de mayor dignidad de la sociedad boliviana, la heroica gesta de octubre y noviembre, cuando la ciudadanía tomó las calles y decidió acabar con un régimen que  significó a Bolivia algunos logros, pero muchísimos desaciertos y retrocesos en la construcción de una comunidad de integración, desarrollo y pluralidad.  Momento crítico, porque todo lo que se logró puede ser simplemente un espejismo y, en breve,  se vuelva a instalar en el Palacio Quemado el mismo régimen,  esta vez recargado de odio, resentimiento y sed de venganza.

Estamos también entrando a un ciclo desconocido e imprevisible para todos ante el hecho de sufrir una pandemia, que significará además del riesgo mortal por el virus, una profunda recesión que golpeará a todos los sectores de la débil economía nacional. Bajo estas circunstancias, una vez más, y tal vez sin ningún respaldo, más que el de ser un simple ciudadano, es que hago este llamado clamoroso -así como lo hice con los dirigentes cívicos, en diciembre, para que se abstuvieran de ser candidatos-, esta vez a la  señora Jeanine Añez, presidenta transitoria de Bolivia, que  en un acto de grandeza renuncie a su candidatura y promueva la unidad en torno a la candidatura del segundo con mayor preferencia.

Este planteamiento lo hago sustentado en lo siguiente:

• La situación grave de salud a causa del coronavirus exige la máxima concentración del  Gobierno para conducir y liderar la lucha contra este flagelo, que ha significado declarar, acertadamente, cuarentena en el territorio nacional, hecho nunca antes visto en la historia

• Se requiere contar con un presidente del país y de todo su gabinete 24 horas, siete días de la semana de trabajo; no se puede alternar esta responsabilidad con una candidatura que ha sido observada por la ciudadanía por la incompatibilidad con el mandato que se le dio, que explícitamente significaba gestionar la transición  y llevar adelante las elecciones más imparciales y transparentes de todos los tiempos. Bolivia hoy no necesita una candidata-presidenta.

• La evolución de esta epidemia de salud, con una tendencia aún imprevisible, significará un gran desgaste de las autoridades, que tendrán que tomar medidas impopulares, pero necesarias, para combatir el flagelo; por lo tanto, una candidata-presidenta es muy vulnerable, y su preferencia electoral estará afectada de manera permanente por la difícil e inédita coyuntura.

• Las últimas dos encuestas muestran dos grandes mensajes de la ciudadanía: por un lado, el crecimiento del candidato masista, que oscila en el 30% (25% voto duro), y, por el otro lado, una importante dispersión en la que Carlos Mesa es el segundo con un poco más del 18% (42% suman Mesa , Añez y Camacho). Esto muestra que esta candidatura es la única con posibilidad de crecer ya que, como se menciona líneas arriba, el riesgo y vulnerabilidad que tiene la candidatura de la Presidenta es de alta probabilidad y Camacho mostró consistentemente que no logrará superar el 10%.

• La tendencia de preferencia electoral muestra claramente que si no hay unidad urgente, el MAS puede ganar en primera vuelta y eso sería el mayor fracaso de una sociedad que está cansada de ser utilizada, manipulada y engañada por su clase dirigente.

Señora Añez, en sus manos tiene la posibilidad histórica de conducir la circunstancia difícil, proyectarse con un sólido liderazgo a futuro, habiendo demostrado renunciamiento y responsabilidad y consolidar el rumbo de una nueva Bolivia libre de la corrupción y tiranía.

Jaime Oscar Tapia Claros es ciudadano de la República de Bolivia.

27
41

Otras Noticias