Desprotección social y coronavirus

martes, 24 de marzo de 2020 · 10:06

Todas las crisis ya sean económicas, sociales o ésta, de salubridad, siempre se ensañan con los más pobres, con los más desprotegidos por el Estado. Está vez creo que se está afectando  contra los trabajadores informales, en las ciudades y en los municipios rurales que tienen poco ingreso y muy poca capacidad técnica y de equipamiento para combatir este virus.
Las pequeñas empresas informales generalmente no pueden proteger a sus trabajadores ante los riesgos frecuentes emergentes de su actividad. No cuentan con los suficientes equipos de protección personal (EPP), por ello máscaras, lentes, tapones de oídos, que son de uso personal, los vuelven de uso colectivo. De esta manera, los EPP que son creados y diseñados para proteger al trabajador se convierten en vector de transmisión de diversas afecciones  provocadas por hongos, bacterias, etcétera, y ahora pueden ocasionar el contagio con el Covid 19.
Los trabajadores de este tipo de empresas, además de estar sometidos a los riesgos tradicionales de su sector, están siendo sometidos a la presión económica emergente de la crisis económica que está provocando el coronavirus. La prensa únicamente muestra las pérdidas en las distintas bolsas de valores, la caída del precio de los hidrocarburos, pero de estos trabajadores no se habla, o si se habla lo hacen por la superficie.
 El principal mercado que se constriñó es el mercado de los informales, pero como no  cotizan en la bolsa de valores  son invisibles a nuestros ojos. Esta empresas son los que más trabajadores utilizan. Estos mercados son los que más se constriñen porque la gente comienza consumir productos que estén certificados o que presenten aspecto de seguridad, como lo hacen los productos de las grandes empresas, o simplemente porque las personas consumen productos necesarios para la subsistencia. Incluso en productos como zapatos y otros perdieron clientes. 
Los pequeños restaurantes, pensiones, etcétera experimentan reducción de sus comensales. Los propietarios de estos centros de venta de comida, generalmente utilizados por los empleados y/o trabajadores, al ver reducida su venta despiden a sus empleados (ayudantes de cocina, meseros). Estos trabajadores generalmente no tienen protección legal a sus derechos laborales.
Por otro lado, las y los vendedores callejeros, las vivanderas, identificados por todos como informales, están más expuestos a los riesgos emergentes por el Covid  19. Pero son afectados por dos razones entre otras: porque están expuestos a sus clientes, que eventualmente pueden estar infectados, y también porque están recibiendo billetes y monedas directamente, y estos medios de pago pueden ser los principales vectores de transmisión del virus. 
Pero la gente los discrimina no por ser discriminadores, sino porque están con miedo y considera que estos vendedores pobres ya están contaminados con el virus por el solo hecho de ser pobres.  
El otro sector desprotegido es el que señalé en el primer párrafo, son los habitantes en municipios rurales. Estos habitantes muchas veces no están concentrados en pueblos, sino que están dispersos en el campo. Esas familias no tienen acceso a centros de salud porque los gobiernos municipales no los tienen o son lejanos. De existir un centro médico, estoy seguro, aunque no puedo comprobarlo, están mal equipados. Estos centros deben reproducir con creces lo que ocurre en los centros de salud en los municipios grandes. 
De esta manera, el personal de atención está expuesto al virus y a otras enfermedades. Pero lo más importante a estos municipios no les llega la información, como ocurre en los grandes centros urbanos. La información parece ser la principal forma de combatir al virus.
Las personas a las que me refiero en esta reflexión están y han estado en situación de desprotección social. No están cubiertas por las leyes laborales y tampoco tienen un acceso pleno a la atención en salud y tampoco tienen acceso a una información veraz.  Estas personas merecen una atención preferente en esta situación de crisis sanitaria. 

Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.

26

Otras Noticias