Lectores

martes, 3 de marzo de 2020 · 00:09

Carta de Juan Antonio Morales
Señora
Isabel Mercado
Directora de Página Siete
Presente

Señora Directora:
Con relación al trabajo de los señores Curiel y Williams del MIT, publicado en el Washington Post, acerca de existencia o inexistencia de fraude en las elecciones del año pasado, se pueden hacer las puntualizaciones siguientes.
1.       La respuesta de la Organización de Estados Americanos ha sido rápida, completa y contundente. Ha tomado en cuenta todos los aspectos y no solamente las proyecciones estadísticas.
2.       Si el trabajo de los señores Curiel  y Williams es académico, debía seguir todos los protocolos al respecto. Debía ser presentado en seminarios y ser sometido al escrutinio de sus pares académicos. Hubiese sido interesante que lo presenten en universidades y centros de investigación del país, como lo hiciera el profesor de la Universidad de Chile Rómulo Chumacero.
 En los seminarios, los señores Curiel  y Williams tendrían que exponer su modelo estadístico de proyecciones, las hipótesis subyacentes, la metodología, los resultados y cuán robustos son ellos a cambios en las hipótesis y la metodología.
3.       Si se trata de un trabajo de consultoría, se puede poner en duda la imparcialidad. Después de todo, tenían que satisfacer al cliente que era el Center for Economic and Policy Research (CEPR). Se tiene la impresión, a partir de las informaciones de prensa, que el CEPR subcontrató al laboratorio del MIT, simplemente para validar los supuestos hallazgos de su integrante, el señor Guillaume Long, excanciller del gobierno de Correa y que ya en diciembre del año pasado había hecho una publicación similar.
4.       El CEPR es conocido en la región por sus asesoramientos a los gobiernos del socialismo del siglo XXI, como los de  Hugo Chávez y de Rafael Correa. Su director, Mark Weisbrot, estuvo también en Bolivia para asesorar al gobierno de Evo Morales en sus primeros años. Yo lo conocí  también en una reunión del Banco Mundial, en Washington, donde se necesitaba un izquierdista como botón de muestra (token, en inglés) de su amplitud. 
La pregunta es quién financia al CEPR, que se da además el lujo de subcontratar dependencias de una universidad de tanto prestigio como el MIT.
5.       El MIT tiene con justa razón una gran fama en las ciencias “duras”, las ingenierías y la economía. No creo que sea tan famoso en disciplinas como la ciencia política, la sociología y otras ciencias humanas.
 Con este motivo, saludo a usted atentamente,
Juan Antonio Morales 
Economista

71
4

Otras Noticias