Rolando Kempff Bacigalupo

Economía, prioridad de los candidatos

martes, 31 de marzo de 2020 · 00:04

En las próximas elecciones tendremos que elegir al candidato a la Presidencia que presente la mejor opción para encarar los problemas económicos que se hacen visibles, tanto de origen interno como externo. Entre estos últimos debemos mencionar la recesión internacional como efecto del coronavirus.

El crecimiento de la economía boliviana venía ya ralentizado desde 2013, fruto de la caída de los precios internacionales de las materias primas, la caída en los volúmenes de exportación y el agotamiento de la expansión de la demanda interna. Conforme el gasto fiscal se seguía expandiendo para sostener el ritmo de la dinámica económica, el ritmo de las importaciones seguía siendo más alto que el de las exportaciones, por lo que el efecto directo de esta estrategia de crecimiento era la penalización en la acumulación de Reserva Internacionales Netas (RIN).

Se debe destacar que hemos vivido 14 años de un gobierno estatista con un modelo Keynesiano de gasto público y capitalismo de Estado.

Hasta el momento estamos en desaceleración, pero es claro que cualquier shock o ajuste llevará a la economía a una recesión y el coronavirus nos afectará.

La empresa privada estuvo con un cerco tributario. En este periodo se ha llegado a un 9% del déficit fiscal, el más alto, un déficit acumulado de 14.000 millones de dólares, la caída del RIN de 15.000 millones a 6.500 millones. Estos 14 años se tuvo un incremento ciego al salario, sin premiar la productividad.

El próximo gobierno debería generar un clima de negocios adecuado, con seguridad jurídica que permita tener mayor inversión privada nacional y extranjera.

Para generar mayor crecimiento y elevar las exportaciones no tradicionales, el país requiere cambios fundamentales en la Ley de Inversiones, los códigos Minero y Petrolero.

Lamentablemente, la anterior administración se olvidó de uno de los mayores preceptos que se aplica en cualquier ámbito económico, expresado por Adam Smith, que señala a que “el único presupuesto bueno es el presupuesto equilibrado”. De las 76 empresas estatales del país, más de la mitad tienen problemas financieros o están en déficit.

Bolivia ocupa los últimos lugares en los rankings internacionales de facilidades de hacer negocios, competitividad, desarrollo humano y diversificación económica.

El actual ministro de Economía, José Luis Parada Rivero, remarcó que el modelo económico del MAS funcionó “mientras hubo platita -durante el auge mundial de precios-, pero con la caída de la renta petrolera y otros comodities el país se hundió en un gran déficit fiscal; un grave desbalance externo”.

 También en este periodo la deuda externa se elevó de 2.200 millones de dólares hasta 11.000 millones;

Los principales problemas que deberá enfrenar el próximo gobierno serian, entre otros:

-    El déficit fiscal sin enfriar la economía.

-    Eliminar la sobreregulacion y generar condiciones de mayor transparencia en las compras y contrataciones estatales.

-    Mejorar la vinculación de mercados internos y las logísticas hacia mercados internacionales para cambiar la matriz de exportaciones e importaciones de Bolivia.

-   Diseñar una política laboral adecuada, vinculada a la productividad y sostenibilidad del aparato productivo y, en particular, del sector formal de la economía. No olvidemos que 70% de la mano de obra ocupada está en el mercado informal, que no aporta al desarrollo económico y social de nuestro país.

Los candidatos a la Presidencia del país deben explicar cuál será su plan de acción macroeconómica para la estabilización de la economía; cuáles  los ajustes específicos en el Código de Comercio para el desarrollo de la economía digital 4.0, que es la economía del talento humano a economía naranja.

También deberá señalar las  estrategias para salir de los subsidios a los carburantes y la energía eléctrica en el corto plazo; definir el rol del capital privado en la explotación de los recursos naturales y cuál será la estrategia para manejar los incrementos salariales, y, en general, la política laboral en Bolivia.

Como se puede apreciar, para lograr la estabilidad política con una sociedad justa, al nuevo gobierno le queda mucho por hacer.

Rolando Kempff Bacigalupo es economista, empresario y ahora Presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Ph.D., miembro de la Academia Boliviana de Ciencias Económicas.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

19

Otras Noticias