Cesar Augusto O. Camacho Soliz

Hacia una pedagogía liberadora para la Bolivia del siglo XXI

martes, 21 de abril de 2020 · 00:08

La terrible situación mundial ha paralizado los ámbitos de la vida que en las lógicas del sistema capitalista se creían inamovibles. Es más, los memes que inundan las redes sociales en sentido de que vivimos los deseos de que todos los días sean domingo, confirman sin duda un panorama en el cual la vida, como había sido determinada o nos habían contado que sería, ha cambiado.

Es innegable también que esta crisis arroja y pone en evidencia las profundas desigualdades del sistema capitalista y del grado de inversión de los gobiernos en sectores, como salud y educación. En el primer caso, las políticas de emergencia sanitaria de los gobiernos de Latinoamérica están chocando con la posibilidad de cumplimiento que tiene la mayoría de la población que vive al día , y que a consecuencia de nuestra situación de monoproductores de materias primas, se encuentran en un alto grado de vulnerabilidad.

La debilidad de los sistemas de salud y la falta de equipamiento sanitario, tanto en el sector público como privado, nos condiciona a repensar el papel de la población en relación al gasto público y la selección de prioridades por parte de las autoridades en función de gobierno, algo que constantemente los analistas de políticas públicas hemos venido denunciado, ya que a todo nivel hay una ausencia de mecanismos de control y rendición de cuentas públicas que limite el gasto en obras improductivas y regule las de impacto social, mediante la eficiencia y eficacia.

En lo que respecta a la educación, el fracaso de instituciones públicas y de educadores  en su intención de llevar a cabo un programa de educación virtual, en el marco de las características sociales, económicas y tecnológicas de nuestra población, es una llamada de atención sobre la educación boliviana en la era digital.

Por donde se vea, la actual pandemia por el Covid 19, más allá de su correlato con la muerte, es un golpe duro a la realidad del sistema. Esta situación, más que un momento coyuntural, representa una muestra del futuro en un planeta donde la naturaleza, las relaciones sociales y laborales han sido degradas por el sistema, sometiendo a la pobreza y exclusión a amplias poblaciones.

 Nuestra respuesta como Bolivia, en todo caso, debe fundarse en la educación y la proyección de ésta para los cambios que se avecinan. Algo que hemos venido pasando de lado, ya que de un tiempo a esta parte la pedagogía,por la que se gestionan los conocimientos mediante el currículo educativo, se funda en un sentimiento determinista, en el que los educadores no ligan los conocimientos del aula con la vida diaria, haciéndonos acríticos e indolentes con la población que tiene hambre y que ha sido excluida por el sistema.

Partir de esta reflexión debemos prepararnos para afrontar los retos del siglo XXI, en la era digital, que ante todo remite a ver la historia no como una situación caótica y sin remedio, sino como una posibilidad para la transformación plena de nuestro mundo, que -ojo- no pasa por desempolvar las viejas recetas revolucionarias de antaño, sino por construir una pedagogía liberadora para la Bolivia del siglo XXI, que reconozca claramente nuestro papel periférico en la economía globalizada, y nos remita a exigir mayor control en la administración del Estado, mediante procesos de transparencia y rendición de cuentas públicas.

Como educadores pasa por animarnos a repensar la vida misma de nuestra sociedad, ya que el grado de desarrollo de una sociedad no se mide por la acumulación económica, sino por el nivel de reflexión y crítica interna que esa sociedad tiene sobre sus acciones y proyecciones de futuro. Algo que en esta lógica por sobrevivir al capitalismo hemos olvidado y por lo cual la historia nos juzgará.

Cesar Augusto O. Camacho Soliz es docente universitario, sociólogo y analista de políticas públicas.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

12
5

Otras Noticias