Renata Hofman

Los desafíos ante las pandemias actuales y del futuro

miércoles, 22 de abril de 2020 · 00:08

A principios de 2018, durante una reunión de la OMS, en Ginebra, Peter Daszak y otros científicos acuñaron el término "Enfermedad X" para alertar sobre el peligro de otro patógeno desconocido que podía causar una pandemia, sin que se tenga medicamentos o vacunas contra ella. Hoy está claro que esta “Enfermedad X” llegó con el nombre de Coronavirus Covid-19. Hasta ahora son 175 Estados que se enfrentan al Covid 19, sin que se pueda estimar aún cuántas vidas humanas cobrará y qué daños económicos causará.

En la vorágine de los acontecimientos, se ha prestado poca atención a las posibles causas de esta pandemia. Para muchos científicos y expertos, este brote de coronavirus era sólo una cuestión de tiempo; los posibles impulsores de una pandemia han sido conocidos e ignorados durante años. El especialista de la WildlifeConservationSociety Christian Walzer afirma que las transmisiones de virus volverán a ocurrir si no cambiamos nada.

Hasta el 75%o de las enfermedades infecciosas emergentes que afectan a los seres humanos son zoonosis, lo que significa que se originan en animales. Varios estudios muestran que las zoonosis están asociadas con cambios ambientales al cambiar el uso de la tierra. La población humana es de 7.800 millones y sigue creciendo continuamente. Para obtener más espacio y comida, se sigue talando bosques para plantar soya y cereales y pastizales para ganado.

La desaparición de especies y la reducción de diversidad no es solamente un problema de conservación de la naturaleza, es también un gran problema de salud mundial, porque entran en contacto especies que en condiciones naturales no habrían coexistido. "Todos los animales, incluidos los humanos, coexisten pacíficamente con toda una gama de virus y otros patógenos a los que se han adaptado en el curso de su evolución", dice Simone Sommer, bióloga evolutiva de la Universidad de Ulm, Alemania.

La perturbación de las condiciones naturales, causados por nuestra especie, abre nuevas posibilidades de transmisión de virus y similares. En este proceso de transición se pueden dar cambios rápidos del material genético, con el agravante de que a veces desarrollan nuevas habilidades para infectar las células de una nueva especie huésped.

“Algunas especies de roedores o murciélagos sobreviven bien en áreas pobladas, porque se alimentan de frutas que los seres humanos cultivan", explica Sommer. Un buen ejemplo es el virus Nipah, que apareció por primera vez en Malasia en 1998 y fue creado por la intensificación de la cría de cerdos en una zona rica en murciélagos. Los cerdos entraron en contacto con residuos de frutas contaminados con saliva de murciélago, y la gente se infectó a través de los cerdos. El fenómeno no es nuevo: los patógenos de la rabia y la peste lograron saltar especies hace siglos.

En las últimas décadas, sin embargo, el desarrollo se ha acelerado: Marburg 1967, Ebola 1976, VIH 1981, Hendra 1994, gripe aviar 1997, Nipah 1998, Nilo Occidental 1999, Sars 2003, Mers 2012, Ebola 2014 y ahora Sars-CoV-2. Este último fue detectado por primera vez en enero de 2020, en un mercado de Wuhan que vende ganado y animales silvestres, vivos, sacrificados localmente y luego vendidos en porciones.

Investigadores chinos descifraron rápidamente el genoma del virus y probaron su estrecha relación con el coronavirus de Sars, que se desató hace 17 años. El mayor parecido,sin embargo, se descubrió con un coronavirus de un tipo de

murciélago. Todavía no está claro cómo el virus de los murciélagos, que se consideran un reservorio natural para los coronavirus, logró traspasarse a los seres humanos. A menudo se necesita un huésped intermedio: En los Mers eran dromedarios; gorilas y chimpancés en el ébola; cerdos en Nipah; caballos en Hendra; monos y gatos civeta en Marburg.

Los virus relacionados con Sars-CoV-2 también se han detectado en pangolines, como se informó esta semana en la revista Nature. Los pangolines están en peligro de extinción, pero se comercian ilegalmente en China. Su carne se considera un manjar, sus escamas se utilizan en la medicina tradicional china.

Entre pangolines y humanos coincide casi por completo una importante estructura molecular (el dominio de unión del receptor) que actúa como una llave para que pueda entrar a una célula huésped. Los científicos ven las similitudes del virus entre mamíferos tan diversos como el murciélago, el pangolín y los humanos, como evidencia clara de que Sars-CoV-2 fue creado naturalmente.

Los mercados de vida silvestre son "laboratorios" ideales para el salto de virus entre especies. En Asia, el riesgo es particularmente alto ya que se ofrecen hasta 40 especies diferentes de animales salvajes vivos en los mercados, cercanos a ciudades de millones.

En jaulas estrechas, apiladas una encima de la otra, se ofrecen aves, serpientes, ratas de bambú y gatos civet, todos ellos animales que en la naturaleza nunca se reunirían de esta manera. Algunos animales están heridos y todos están enormemente estresados, ofreciendo condiciones ideales para crear nuevos virus.

          Se sospecha que es a partir de estas condiciones que se desarrollaron los coronavirus Sars, los patógenos de la gripe aviar H5N1 y H7N9, que se propaga de aves de corral a seres humanos, pero no de persona a persona. El Sars-CoV-2 probablemente tiene el mismo origen. A finales de enero, el gobierno de China emitió una prohibición temporal del comercio de animales salvajes. Los mercados de animales salvajes ya habían sido prohibidos durante el brote de Sars, pero el comercio floreció de nuevo después de la crisis. A finales de febrero 2020, se volvió a prohibir ese comercio de forma definitiva, con el apoyo de gran parte de la población, ya que la comida de productos de animales salvajes sólo puede permitirse los ricos.

Desde 2014, más de la mitad de los chinos dicen haber dejado de consumir animales salvajes, según una encuesta. La prohibición rigurosa de este comercio es un paso importante para reducir el riesgo de futuras pandemias. Sin embargo, esta prohibición sólo incluye el consumo de carne de caza, no el comercio de animales salvajes que se utilizan en la medicina tradicional, el principal mercado para este tipo de productos.

El hecho que transmisores como los murciélagos viven en espacios comunes con los seres humanos exige estrategias proactivas, y no sólo reactivas. Se necesita intensificar la investigación de las zoonosis, un área hasta ahora descuidada, ya que los virus siguen siendo en gran medida una "caja negra". Peter Daszak, de la Alianza Eco para la Salud, confirma: "Se estima que hay 1,7 millones de virus que circulan, sin ser detectados, en animales salvajes. Desde 2016 se va identificando estos virus y descifrando su material genético con muestras de sangre, saliva o heces de varios animales salvajes. Con estos datos podría mejorar el diagnóstico a largo plazo y permitir el desarrollo temprano de vacunas o medicamentos adecuados.

En un mundo de alta movilidad, la prevención debe pensarse a nivel mundial: "Sars tardó dos meses en escapar de China. Covid-19 dos semanas. El siguiente virus podría tardar dos días. Nuestro mundo está ahora tan bien conectado que nos ponemos en riesgo todos, sin importar en qué parte del planeta estemos", dice Peter Daszak.

Él, junto con Daniel Paris, recomiendan un sistema de monitoreo global que se centre en los animales, los seres humanos y el medioambiente. La crisis corona también muestra que la humanidad está en un punto de inflexión: debe preservar las áreas naturales restantes, especialmente los bosques tropicales con su inmensa biodiversidad, para su propia protección. Esto no es un romance verde, sino un requisito previo para la supervivencia. Walzer es cautelosamente optimista: "El mundo es diferente de lo que era hace doce semanas".

Renata Hofman es socióloga

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

21
1

Otras Noticias