Silvia Salinas Cuéllar

La cuarentena invisibiliza la violencia contra las mujeres

lunes, 6 de abril de 2020 · 00:08

#Quédateencasa es la etiqueta que se ha viralizado en las redes sociales y medios de comunicación para que las familias alrededor del mundo y en Bolivia combatan el Covid -19, la pandemia que está poniendo en jaque a la humanidad. Sin embargo, es un imperativo que muchas personas se ven imposibilitadas de cumplir por variadas razones: porque viven hacinadas, porque no tienen casas, porque no tienen los medios para sustentarse o porque su hogar no es un lugar seguro, ya que corren peligro de sufrir violencia y de perder la vida. 

La cuarentena, es decir quedarse confinado en casa, es la forma más eficaz para reducir el contagio del coronavirus, que hasta el jueves  de abril, alcanzaba en el país la suma de 123 casos positivos y ocho personas fallecidas. Empero este confinamiento está invisibilizando una realidad latente en Bolivia: la de las mujeres que se ven obligadas a estar encerradas en sus hogares con sus agresores y que sufren violencia de género.

Durante la cuarentena tres mujeres fueron víctimas de feminicidios en Santa Cruz y El Alto, y según informó la fiscal departamental de Santa Cruz, Mirna Arancibia, los hechos de violencia familiar o doméstica superan a otros delitos como asaltos o robos; no obstante, las estadísticas muestran una disminución de las denuncias de violencia de género en la Felcv.

Menos denuncias no significa menos violencia, en lo absoluto, pues la convivencia de 24 horas con el agresor y el encierro forzado dificultan el acceso de las mujeres a la Policía o pedir algún tipo de ayuda, reforzando así el accionar de los agresores, que se sienten seguros e impunes ante tal situación. Por lo tanto, estas mujeres y sus hijos enfrentan dos pandemias: la del Covid  19 y la violencia machista.

El contexto del coronavirus significa también un retroceso en los procesos de empoderamiento de las mujeres que se animan a evidenciar la violencia, y que ahora, social y psicológicamente se ven obligadas a callar y renunciar a sus derechos en un marco mayor de vulnerabilidad.    

La presidenta transitoria Jeanine Añez informó que los casos de violencia contra las mujeres aumentaron, y por ello anunció control y medidas drásticas. Sin embargo, estas medidas se traducen en una circular del Comando de la Policía Boliviana que instruye a todas las unidades policiales “brindar atención oportuna e inmediata en hechos de violencia hacia las mujeres y la niñez y ser considerada de extrema prioridad” y, a pesar de que el gobierno interino declaró el 2020 como el año de la lucha contra el feminicidio, no se han destinado los recursos suficientes para la ejecución de políticas públicas concretas.

Tampoco se están realizando campañas comunicacionales para prevenir la violencia, ni de parte del Estado, Ministerio de Comunicación, ni de los medios  que tienen la responsabilidad social de coadyuvar en la prevención, tal como lo establece la norma. Una vez más el derecho a vivir sin violencia no encuentra respuestas efectivas.

Cabe esperar que sean los propios ciudadanos y ciudadanas quienes velen para que este flagelo no llegue a mayores, no permitiendo que se toque a mujeres o niños. La violencia es un delito público y cualquier persona que escuche gritos o golpes debe llamar a la Policía, para ello está habilitado el número gratuito de atención a víctimas: 800140348.

En esta cuarentena #Quedateencasa pero no permitas que la violencia se quede impune, denuncia. 

Silvia Salinas Cuéllar es comunicadora social y parte del Movimiento de Católicas por el Derecho a Decidir.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

66
3

Otras Noticias