Adalid Contreras Baspineiro

¿Por quién doblan los electores?

domingo, 24 de mayo de 2020 · 00:09

Pareciera una eternidad, y en verdad han pasado tan sólo siete meses desde las frustradas elecciones de octubre 2019. La intensidad y profundidad de las sucesivas crisis posteriores, de orden político, de salubridad y económico que le siguen en cadena, valga la redundancia, encadenadas, han servido para perder este evento en el horizonte, pese a que sus impulsos siguen latiendo en el actual campo político, porque ha marcado un hito que ha puesto en evidencia desafíos de carácter estructural y coyuntural que no han sido resueltos.

En un momento de pleno escalamiento del coronavirus, en el que la dinámica electoral empieza a calentar motores con un sentido tan intruso como la pandemia misma, no es mi propósito nalizar sus características, causas y consecuencias, sino recuperar uno de sus elementos: las tendencias que se expresaron en el espectro electoral de las fallidas anteriores elecciones, ubicándose las preferencias electorales en el centro, o a la derecha o a la izquierda, en función de las propuestas programáticas, las trayectorias políticas y/o las imágenes proyectadas por los candidatos y sus partidos y alianzas.

Recordemos que en las elecciones de octubre la preferencia electoral se concentró masivamente en la izquierda, en el centro y en el centro izquierda. Entre el MAS (izquierda a centro izquierda) y Comunidad Ciudadana (centro a centro izquierda) se llevaron el 84% de los votos válidos. El restante 16% se desplazó entre la derecha y la extrema derecha. ¿Habrá cambiado esta tendencia?, ¿razones recogidas en el camino pedregoso de la pacificación pesarán sustancialmente en las opciones electorales?

En el inicio del proceso electoral de este año, previsto inicialmente para el 3 mayo y prorrogado a causa del impacto del coronavirus, la lectura de las propuestas programáticas permitía establecer que el proceso estaba siguiendo dos caminos: por una parte, la confirmación de la imposibilidad (¿o incapacidad?) para superar la polarización con fragmentación política por parte de organizaciones que se identifican más por sus líderes políticos que por sus institucionalidades; y, por otra parte, la ocurrencia de desplazamientos en las líneas del espectro electoral.

Como la referencia de octubre revela al centro como la expresión de un espacio apetecible para la preferencia electoral, un primer desplazamiento se da desde distintos puntos hacia el centro. Uno de estos corrimientos es el que sigue discursivamente el MAS-IPSP, desde una radicalidad antiimperialista hacia una propuesta de acercamiento a las clases medias y la recuperación del paradigma del suma qamaña, que prácticamente había desaparecido de las páginas de su programa de octubre, lo que le devuelve su particular sentido de izquierda comunitarista.

Comunidad Ciudadana se consolida en una dinámica centrípeta, abierta a recibir otras organizaciones afines en lo que conceptualiza como centro democrático. Por su parte, la alianza Juntos combina el dinamismo de una tendencia receptora del centro, con otra centrífuga bidireccional, hacia la derecha tradicional, donde pertenecen el Movimiento Demócrata Social y el Frente de Unidad Nacional, en paralelo a un direccionamiento hacia el centro izquierda, donde se encuentra Sol.bo en coordinación con la organización indígena Bolivia Somos Todos.

El otro corrimiento notorio es el movimiento centrífugo que engrosa el polo de la extrema derecha con propuestas que afianzan el modelo desarrollista con un ultraconservadurismo en temas relacionados con los derechos de las diversidades y con aspiraciones de inclusión social. Este punto en la elección anterior tuvo una presencia de excepción con Chi Hyun Chung y su discurso fundamentalista que no condecía con el programa del PDC su partido-sigla. Este espacio está siendo compartido ahora con la alianza Creemos que encabezan los excívicos Camacho y Pumari, renucleando a una buena parte de los líderes de la denominada “Media Luna”. También ADN y Libre 21 invaden los límites de este territorio.

Recupero este diseño del espectro electoral de la anterior elección y de las pautas programáticas de las elecciones que deberían haberse realizado el mes de mayo, previendo por una parte que si se mantiene esta tendencia, las elecciones que vienen en camino distribuirán el voto entre el centro y la centro izquierda, con goteo a la extrema derecha.

 De todas maneras, cabe plantearse esta pregunta: ¿habrán incorporado las encadenadas pandemias de salubridad, política y comunicacional nuevos elementos que cambien este rumbo electoral?

Adalid Contreras Baspineiro fue secretario general de la Comunidad Andina de Naciones.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

75
35

Otras Noticias