Iván Finot

Covid 19: cómo lograr hacer más pruebas y a menor costo

miércoles, 10 de junio de 2020 · 00:11

“Por sus frutos los conoceréis” decía el Evangelio y ese es el criterio para evaluar la capacidad de gestión, también aquella de la pandemia del Covid-19.

Ya hemos mencionado que la experiencia internacional demuestra que poder hacerle frente efectivamente depende de aislar a los contaminados y para ello es esencial detectarlos oportunamente. Pero en número de pruebas Bolivia sigue ocupando el último lugar en América del Sur: 3196 por cada millón de habitantes, mientras, por ejemplo, en Uruguay, este indicador alcanza a 13.945 por millón de habitantes y, gracias a la detección temprana, apenas ha habido 7 fallecidos (worldometers.info).

La detección temprana es particularmente importante en nuestro caso porque nuestra capacidad hospitalaria -particularmente en términos de unidades de tratamiento intensivo- es muy limitada y la probabilidad de fallecer en caso de contraer la enfermedad es de 18%, mientras en Chile es sólo 2,3%, en Uruguay 3% y en Colombia 7,6% (ídem).

En adquisición de pruebas contrasta la gestión de la Gobernación de Tarija, que está comprando directamente 50.000 tests PCR (Reacción Molecular en Cadena), de los cuales ya habrían llegado 5000, con otra, efectuada por el Alcalde de La Paz y su colega de El Alto, para adquirir 2.500 pruebas y seis laboratorios a través de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico del Ministerio de Salud: después de un complicado trámite burocrático, la compra fue cancelada. ¿Por qué? Porque aún no se había reemplazado al director de esa agencia, implicado en los sobrecostos de los respiradores.

Otro caso exitoso es el realizado desde la Universidad de San Simón por iniciativa del Dr. Jean- Jacques Letesson, profesor emérito de la Universidad de Namur (Bélgica) ahora desempeñándose en esta universidad boliviana, quien, apoyado por un grupo profesional multidisciplinario, logró que la mencionada universidad belga donara 5.000 pruebas rápidas -las que fueron distribuidas 1.000 para Santa Cruz, 2.000 para el Beni y 2.000 para Cochabamba- e insumos para realizar 5.000 pruebas con PCR.

En términos de costos, la diferencia entre importar insumos para pruebas PCR y kits listos para ser utilizados es muy significativa: mientras éstos cuestan aproximadamente  100 dólares, el costo de sus insumos es de sólo 10 dólares. El tiempo que toma realizar cada prueba a partir de estos insumos es el mismo que usando kits siempre que se cuente con conocimientos avanzados, laboratorios muy completos y equipos adecuados de extracción de muestras. Y en Cochabamba ya se cuenta con los dos primeros: el asesoramiento del Dr. Letesson y el laboratorio recién inaugurado en la Facultad de Agronomía de la UMSS, aporte de esta última.

Cochabamba, entonces, no solamente puede aumentar significativamente su capacidad para hacer pruebas, sino desarrollar capacidades para hacerlo a mucho menor costo.

Dos lecciones: 1) las soluciones descentralizadas y participativas están funcionando mejor que las centralizadas; 2) por lo que más estamos pagando cuando importamos, no sólo pruebas de laboratorio sino productos en general, es por desconocer tecnologías.

Sobre la primera, se confirma algo que hace tiempo se descubrió en gestión de la salud: así como la centralización es necesaria en algunas funciones -como definir una política nacional para enfrentar una pandemia- para la ejecución de ésta lo más conveniente es la descentralización, pues de esta manera se desarrolla la creatividad y la innovación.

Descentralización que debe alcanzar no solamente hasta gobiernos subnacionales -cuya función primordial también es la definición de políticas- sino hasta quienes proveen los servicios y el conocimiento, estimulando la cooperación entre todos ellos.

En cuanto a la segunda, la condición indispensable para generar tecnologías es la educación, una educación donde la memorización quede atrás -todo lo que antes había que memorizar, y mucho más, ahora está disponible en internet- y desde un inicio se oriente a los educandos a la investigación.

 

Iván Finot es MSc en Economía, posgrados en planificación y ciencias políticas y sociales. Experto en descentralización y desarrollo.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

88
3

Otras Noticias