Fernando Patiño Sarcinelli

Carta a mis lectores (buen fin de semana)

sábado, 13 de junio de 2020 · 00:08

Queridos lectores, pacientes y amigos:

Tengo buenas noticias. El pánico tiene cura. Desde hace 3 meses que la OPS ha reconocido la existencia de una “infodemia” (epidemia de mala información), gran parte de la población mundial sufre de este mal, está abrumada e infeliz. Lamentablemente, es un mal altamente contagioso, pero la buena noticia es que se puede prevenir y curar con palabras. Es necesario estar bien informado.

Los responsables de este mal no están identificados, son miles, tal vez millones, pero se concentran en dos grupos: las redes sociales (RRSS) y los medios de comunicación en todo el mundo. Infiltrados en ellos están terroristas cibernéticos ociosos que se dedican a inflar malas noticias. Asociados a estos, una industria de parafernalia médica y de falsa protección con obvios intereses económicos, pero hoy no me interesa hablar de ellos.

Les quiero contar buenas noticias. Ya tenemos una vacuna. ¡Qué sorpresa! Es una vacuna natural que los científicos de verdad recién comienzan a reconocer. Se trata de la infección natural que ocurre en la gran mayoría de la población y que se cura sin molestias. Pero las RRSS ignoran este fenómeno.

Es estos días el NEJM, mi revista médica favorita y famosa en todo el mundo, ha publicado recomendaciones para el uso de pruebas que demuestran que muchas personas sanas ya tienen anticuerpos (protección) sin nunca haber tenido molestias. Además, llama la atención el mal uso que han dado a esta información la OPS, gobernantes y diversas autoridades. Las pruebas de anticuerpos, antes llamadas “rápidas”, precarias,  ahora se realizan con métodos más precisos. No se utilizan para diagnosticar enfermos. Se recomienda para diagnóstico de una población, millones de personas que se han curado y pueden salir a pasear, viajar o trabajar.

Uno de los males que está causando mayor daño, sobre todo a las personas mayores, es el aislamiento social que se ha convertido en aislamiento familiar. No le veo sentido a tanta restricción, ya que se ha visto que no es tan efectiva y la mayoría que se ha infectado ya se ha curado, pero no aparece en las noticias.

Les cuento que soy el único Patiño calacoteño bisnieto de Dn. Julio Patiño, quien hace poco más de un siglo inició la primera lechera industrial en Calacoto. No tengo más familiares cercanos, pero tengo una familia adoptiva que ha decidido  tener una reunión “familiar” para celebrar la nueva normalidad. En ese encuentro se notaba el saludable cariño expresado solamente con palabras (es cierto que hemos evitado besos y abrazos). He diagnosticado que las risas y el afecto también son contagiosos. Cómo las horas se pasan sin remordimientos. ¡Qué alegría!

A propósito de Calacoto, en medio de esta tormenta tuve la suerte de no ver ni un solo paciente con Covid-19 en la zona. No obstante, revisando a personas que han tenido la curiosidad de realizar prueba de anticuerpos, entre 18 candidatos a la visa inmunológica (anticuerpos), 10 han tenido resultado positivo. Lo han celebrado, no obstante les recomiendo mantener medidas de protección para dar el buen ejemplo. Nadie va a salir festejando “soy positivo” (para anticuerpos) porque nadie lo va a entender.

Mi madre también me manda buenas noticias. No me queda más que admirar su soledad, a los 86 años vive en Rio de Janeiro. Hace una par de años ha decidido incursionar en el mundo digital, a tiempo para esta cuarentena y estar en contacto con toda la familia y su grupo religioso. Esto le permite pasar el tiempo con optimismo. En su anciana sabiduría (¡ella no es una anciana!) me dice: “ya no quiero saber de ese tipo (el virus), he decidido tratarlo con indiferencia. Además, creo que ya me ha visitado y no me he dado cuenta”. Pienso cuándo podré obtener mi visa para poder ir a visitarla.

Es tiempo de sanar el pánico y practicar la nueva normalidad. Pronto vamos a descubrir que habemos varios naturalmente vacunados y que podemos reunirnos en pequeños grupos. He decidido  que en dos semanas me haré la primera prueba (redundante) de anticuerpos y probablemente debo repetirla hasta descubrir que ya estoy “vacunado”. Necesito visitar a mi madre.

Antes de despedirme quiero comentarles del insólito récord de mi nota publicada en este espacio sobre brujas y corrupción (¡pésimas noticias!). Espero que esta carta, con buenas noticias sea compartida con todos los amigos de los amigos y que los ayude a curar ese mal que tanto daño nos ha hecho en los últimos meses.
Buen fin de semana, con cariño, Dr. Patiño.

Fernando Patiño Sarcinelli es médico internista, oncólogo y fotógrafo.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

129
5

Otras Noticias