Jorge V. Ordenes-Lavadenz

Las líneas aéreas son imprescindibles, no sólo la estatal

martes, 16 de junio de 2020 · 00:08

Desde las épocas del Lloyd Aéreo Boliviano, arrinconado y hasta coartado por las ansias políticas del MAS en sus borrascosos comienzos y secuelas, las líneas aéreas civiles-comerciales de Bolivia han pugnado por establecerse, ganarse público y servirlo.

Lo han hecho la más de la veces con sacrificios financieros y márgenes de ganancia neta limitados y difícilmente mantenidos, considerando que la totalidad del equipo de vuelo, y de tierra, ha sido importado, lo mismo que el adiestramiento de aviadores comerciales y técnicos, a un costo en moneda dura, mayormente ahorrada por empresarios bolivianos poco menos que pioneros y, desde luego, conocedores de las necesidades e incluso urgencias de viaje aéreo de miles de bolivianos habitantes de docenas de localidades, que hasta la fecha no cuentan con vías camineras transitables año redondo.

Es conocida la noción de que es más fácil construir una franja de aterrizaje de un kilómetro y medio de extensión que una carretera agreste por cerros y bosques de cientos y hasta miles de kilómetros del territorio nacional de Bolivia, que es el doble en extensión que el de la Francia de hoy.

 Desde mediados de marzo de 2020, Bolivia ha sido trastornada incrementalmente por el coronavirus Covid-19 que aflige al mundo y, desde luego, a cientos de líneas de transporte no solamente aéreo. Los planes de viaje de millones de pasajeros se han visto alterados e incluso cancelados, y lo poco que se ha empezado a mover conlleva inmensas dificultades, porque, entre otras cosas, los vuelos no pueden, o no podrán, mejor dicho, ir llenos de pasajeros ni mucho menos.

Ya llegar al aeropuerto, donde sea en Bolivia, se tiene que tener en cuenta el peligro de contagio en el taxi o en la acera del aeropuerto, donde llevar mascarilla y guantes, mantener distancia de por lo menos dos metros del prójimo en todo momento fuera y dentro de la cabina del avión no deja de ser un reto de cambio profundo de la cultura de viaje. O sea que el quehacer del viajero ha sido o debe ser alterado drásticamente y, dado el limitado espacio de cabina que tendrán los pasajeros en vuelos de la línea aérea oficial boliviana, la demanda de vuelos adicionales tiene que ser satisfecha por las relativamente pocas líneas aéreas privadas que todavía existen en Bolivia.

 El 2 de abril de 2020, representantes de la industria privada aérea boliviana pidieron formalmente y por escrito al Ministerio de Economía y Finanzas Públicas que tuviese a bien y cuanto antes promulgar un plan de emergencia para la aviación civil comercial boliviana que beneficie a ese público tan necesitado de transporte.

 En la referida misiva, entre otras cosas, se plantea la necesidad de mantener la calidad y frecuencia de los vuelos y servicios pertinentes para los que por el momento y con apremio se solicita una línea de financiamiento de 100millones de dólares para solventar las operaciones de las empresas del sector, que incluyan los costos de mantenimiento, que son por demás de básicos para cualquier emprendimiento de esta índole.

Se aclara que el préstamo será pagado puntualmente, ya que no se trata de ningún fondo de cuenta perdida. El referido plan de emergencia también incluye concesiones de rebaja del precio del combustible de aviación, rebajas en los cargos de Sabsa y Aasana, y concesiones tributarias, sin los cuales, hoy por hoy, la aviación comercial civil boliviana dejaría de existir, lo que nadie en Bolivia lo aceptaría benévolamente.

Jorge V. Ordenes-Lavadenz es PhD en Letras.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

17
7

Otras Noticias