Luisa Alejandra Cortez García

The Black Lives Matters pierde su esencia

martes, 16 de junio de 2020 · 00:09

¿Realmente es necesario generar tanta anarquía apocalíptica por el asesinato del afroamericano George Floyd? Pues ¡No! El movimiento activista Black Lives Matters que comenzó en el  2013  se reactivó tras el asesinato de Floyd, quien al intentar adquirir unos cigarros con 20 dólares falsos fue detenido por un agente policial, quien le presionó el cuello hasta matarlo. 

Este homicidio provocó que miles de personas en distintas ciudades de Estados Unidos y del mundo salgan a protestar, alegando que es un crimen racial y de odio; sin embargo, las cifras de asesinatos del país del norte muestran lo contrario. Es cada vez más evidente el desgaste de este movimiento, al tener a la organización terrorista Antifa de extrema izquierda como infiltrados, quienes sólo han provocado saqueos a propiedades privadas, caos y aproximadamente 15 asesinatos a personas inocentes. Están  generalizando, meten en el mismo saco a muchísimas personas diferentes a las que sólo les une el color de piel.

Muchos jóvenes se están dejando manipular por los medios internacionales de comunicación con su discurso “racial”, catalogando a los blancos como los malos y a los afroamericanos como los sometidos sólo por su color de piel. Más allá de un tema de rivalidades de color de piel, es un problema de violencia sistémica que no es inherente a un determinado grupo racial. 

Si bien históricamente los afroamericanos han sido sujetos de esclavitud y segregación, estas brechas raciales se han minimizado; la institucionalidad norteamericana actualmente respeta todas las libertades individuales, independientemente de la raza, origen étnico e ideológico. 

Es repudiable la criminalidad que existe en ese país, empero, según datos estadísticos, no responden a una violencia interracial. Según los datos del Departamento de Justicia americano, las tasas de asesinatos de 2018 confirman que de 2.925 personas afroestadounidenses que fueron asesinadas, sólo 234 murieron a manos de un blanco; mientras que 2.600 a manos de un afroestadounidense. 

En cuanto a las personas blancas, vemos que ocurre algo parecido, de las 3.315 asesinados, 2.677 fueron en manos de blancos y 514 en manos de afroamericanos. Esto demuestra que es una cosa general; la violencia no es de unos contra otros sino entre sí.  

Desde hace cinco años el diario The Washington Post empezó a publicar cifras de personas asesinadas por la Policía en Estados Unidos. Mueren alrededor de 1.000 personas cada año, de las cuales la mayoría son blancos. Sin embargo, durante los disturbios tras la muerte de George Floyd fueron víctimas de homicidio cuatro policías: dos afroestadounidenses  y dos blancos. 

“Además expertos recuerdan que no todo es violencia gratuita y que en un país con graves niveles de pobreza y 270 millones de armas en libre circulación, los policías van a tener que aplicar la fuerza en ocasiones, y a veces apretar el gatillo”. Según la Office Down Memorial Page, cada año son asesinados alrededor de 200 policías en Estados Unidos. Este 2020 ya van por 95 policías caídos “en cumplimiento del deber”.

No por nada, en medio de las protestas, la joven médica afroamericana Nestride Yumga se enfrentó a la turba de manifestantes en Washington D.C., a quienes tildó de hipócritas por no reclamar los crímenes entre afroestadounidenses. “En Chicago asesinan todos los días a algún niño afroestadounidense, ¿dónde está Black Lives Matters en Chicago? (...) “Cuando personas afroestadounidenses  matan a personas afroestadounidenses  no hacen este ridículo”, gritaba en plena manifestación.

En resumen, es indiscutible cuestionar la brutalidad criminal que impera en el país de las libertades, el mundo entero se ha indignado por el asesinato de  George Floyd; sin embargo, queda claro que no fue por un tema “racial”, como los medios internacionales nos muestran. Personas quienes sin indagar más allá, se dejan convencer por esta falacia y son presas fáciles de engrosar movimientos caóticos que, en lugar de reivindicar una lucha auténtica, terminan con miles de vidas inocentes.

 Las estadistas nos demuestran que la gente en Estados Unidos muere sistemáticamente en manos de su misma raza. La Policía ejerce violencia sin distinción racial.

 

Luisa Alejandra Cortez García es politóloga.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

160
165

Otras Noticias