Hernán Cabrera M.

Las elecciones: disputa democrática, no escenario de guerra

miércoles, 24 de junio de 2020 · 00:09

La recuperación de la democracia fue una batalla dura y cruel para los bolivianos. En los primeros años 80 nos lanzamos a las calles, muchos ofrendaron sus vidas, teniendo como antecedente, en 1978, la poderosa huelga de hambre que encabezaron Domitilia Chungara, el padre Xavier Albó, que forzó al dictador Hugo Banzer convocar a elecciones nacionales. 

En octubre de 1982 fue el triunfo de un pueblo valiente, unido, fuerte y esperanzado contra la peor dictadura que tuvo Bolivia, la de los Luis, García Meza y Arce Gómez. Pero lo hicimos y ahora estamos transitando 38 años de democracia, de forma ininterrumpida. Somos hijos y nietos de la democracia, que fuimos protagonistas de cabildos masivos para ir fortaleciendo el sistema democrático, como la instalación de las elecciones municipales, departamentales y la ampliación de esta democracia, que sus defectos ha avanzado mucho.

Las elecciones en todos los niveles es la expresión más clara del estado de salud de la democracia boliviana. Afrontamos hoy un proceso electoral altamente riesgoso, con altos niveles de violencia verbal y posiciones intolerantes del oficialismo y de la oposición, que ha lanzado todas sus fichas para forzar la pronta realización de los comicios. Al parecer, no afrontamos un proceso electoral, sino un estado de guerra permanente entre los actores políticos y sociales. 

La democracia y con ello los ciudadanos, que somos el pilar de la misma y los protagonistas, estamos siendo acosados desde varios ángulos, como ser la crudeza de la pandemia, la misma que tiende a aumentar los casos contagiados y fallecidos en el país. Pero esto no importa tanto para determinados partidos políticos. 

La “gloriosa” Central Obrera Boliviana y la Federación de Trabajadores Mineros de Bolivia, que han usufructuado del poder de turno durante 14 años, y creyéndose dueños de un país, han amenazado con convulsionar al país, generando temor y rechazo a temerarias acusaciones.  Estas graves amenazas de dirigentes de la COB y de la Federación de Mineros constituyen un grave delito contra la estabilidad de la patria y la tranquilidad de los ciudadanos. Las elecciones son un derecho democrático, que no se lo ejerce con dinamitazos, ni convulsiones ni con las botas. Todo proceso electoral debe tener las condiciones de paz social, salud pública, actores informados, capacitados y organizaciones creíbles. Ante esta situación, corresponde a la Fiscalía General intervenir para sofocar estos gritos de violencia y de convulsión contra el país.

Esto ha motivado al Gobierno a advertir y lo hizo como en las dictaduras: policías y militares en trajes de campaña o de guerra, dando señales claras que no permitirán acciones de esta naturaleza. Otro fuego cruzado para la democracia.

En este juego violento, el Tribunal Supremo Electoral no puede mirar de palco, porque están afectando al principio del Estado Plurinacional, el  poder del Estado tiene la misión constitucional de administrar las elecciones generales, departamentales y municipales, las cuales son las máximas expresiones de la democracia

No es el tiempo de dinamitazos, ni bloqueos ni convulsiones que pretenden generar algunos sectores sociales; ni tampoco con botas, laques y amenazas del poder  que vamos a construir más democracia. 

Así las elecciones más que una disputa democrática, se convertirán en un escenario de confrontaciones violentas.
 
Hernán Cabrera M. es periodista.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

11
5

Otras Noticias